PUBLICIDAD

Tercera edad
Balneoterapia, agua que cura
Se basa en la hidrología médica, y emplea aguas con propiedades mineromedicinales para prevenir y tratar numerosas afecciones. Te contamos los beneficios que supone para tu salud una visita al balneario.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Qué es la balneoterapia

Balneoterapia, agua que cura

Profunda relajación y aguas mineromedicinales es lo que aporta la balneoterapia a tu cuerpo.

La hidrología médica es una especialidad de la medicina que tiene por objeto el estudio de las aguas con propiedades mineromedicinales, y sus efectos terapéuticos sobre el organismo humano. La hidrología médica se conoce también como crenoterapia (creno significa fuente o manantial) y balneoterapia.

Hay que distinguir la hidrología médica de la hidroterapia, que consiste en aplicar agua potable ordinaria sobre la piel o las mucosas de una persona, para aprovechar sus características mecánicas y térmicas con fines terapéuticos, independientemente de que esta acción provoque, además, otros efectos a consecuencia de la absorción, adsorción o depósito del agua empleada. La diferencia principal estriba en que en la hidroterapia jamás se producirá una absorción de componentes mineromedicinales (que en este caso no existen), aunque los efectos mecánicos y térmicos del agua sí ejerzan una acción beneficiosa sobre la salud y el bienestar del individuo.

Los efectos beneficiosos de la balneoterapia para nuestra salud, que son numerosos y detallaremos en el siguiente apartado, podemos obtenerlos bien mediante inmersiones, ya sean en aguas frías o calientes, o bien gracias a masajes en las que se utilice el agua con efectos estimulantes o relajantes.

Aunque eso sí, no todo el que quiera aprovechar las cualidades de los balnearios deben padecer alguna patología, cualquier persona sana puede disfrutar de las ventajas y numerosas opciones que suelen incluir estos centros de relax y bienestar.

Actualizado: 5 de Diciembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD