PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

La moxibustión reduce el riesgo de cesárea

La moxibustión, una terapia tradicional china, puede reducir hasta un 25% el número de cesáreas si se aplica en el tercer trimestre de embarazo en los casos en los que el feto se encuentre en posición no-cefálica.
Una mujer se somete a un tratamiento de moxibustión

La moxibustión en el último trimestre de embarazo favorece una correcta posición del feto

12 de Marzo de 2015

La moxibustión, una terapia de la medicina tradicional china, puede contribuir a reducir hasta un 25% el número de cesáreas si se aplica a mujeres embarazadas entre la semana 33 y la semana 35 de embarazo, según un estudio que ha revelado que cuando el feto se encuentra en posición no-cefálica en este periodo de la gestación, administrar moxibustión a la madre ayuda a que se coloque en posición cefálica, lo que evita tener que recurrir a una cesárea.

El objetivo de la investigación, cuyas conclusiones se han publicado en Acupuncture Medicine, una revista de la British Medical Acupuncture Society, era evaluar la relación coste-efectividad del empleo de la moxibustión para corregir la posición fetal inadecuada y reducir la cantidad de cesáreas.

El estudio reveló que la moxibustión evitaba el 8,92% de partos a los que se llegaba con el feto en posición no-cefálica, y que reducía entre el 8 y el 25% el número de cesáreas

Los resultados del trabajo mostraron que el tratamiento basado en la aplicación de calor mediante la combustión de la planta Artemisa Vulgaris en el punto de acupuntura denominado Vejiga 67 en embarazadas cuyo feto se encontrase en posición no-cefálica entre las semanas 33 y 35 de la gestación, evitaba el 8,92% de partos a los que se llegaba con el feto en esta posición y suponía un ahorro de 107 € por parto. Se observó también que la administración de moxibustión podía evitar entre el 8 y el 25% de las cesáreas.

Leticia García Mochón, del departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Granada (UGR), y autora principal del estudio, ha explicado que si esta técnica se incorporase al Sistema Sanitario Público de Andalucía se podrían dejar de realizar unas 581 cesáreas anuales y ahorrar alrededor de 2,3 millones de euros cada año. Esto ayudaría, además, a cumplir las recomendaciones de la OMS con respecto a reducir el número de cesáreas que, según este organismo, se debería realizar como máximo en el 15% de los partos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

40%
de los pacientes con alguna enfermedad reumática considera que su dolor no está controlado
'Fuente: 'Sociedad Española de Reumatología (SER)''