PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Ejercicios para mejorar tu resistencia
La resistencia es una de las cualidades físicas más importantes del deportista. Aprende a mejorarla con paciencia, tiempo y constancia, una buena alimentación y la rutina de ejercicios que te proponemos.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Cómo y por qué aumentar tu capacidad de resistencia

Alrededor de 50.000 personas consiguieron terminar la última maratón de Nueva York, más de 300.000 personas (y subiendo) solicitan participar en la de Tokio, mientras que la que se celebra en Berlín tiene el honor de haber sido el escenario de las cuatro mejores marcas de todos los tiempos en esta durísima especialidad que cubre una distancia de 42 kilómetros y 195 metros. Pero, ¿qué tienen en común estas pruebas que cada día suman más y más participantes? Además del deseo de ponerse a prueba, la importancia de trabajar la resistencia, una de las cualidades atléticas más importantes y que no siempre suele ser valorada ante otras como la fuerza o la potencia.

Y es que la resistencia es “una de las cualidades físicas básicas y se puede definir como la capacidad del cuerpo para soportar un esfuerzo a una intensidad determinada y durante el mayor tiempo posible”, según explica Luis Manuel Aranguren, técnico en fitness de McFIT España. Sin embargo, hay que tener claro que incluir esta variable dentro de las rutinas de entrenamiento no es una necesidad exclusiva de los maratonianos, ya que es imprescindible para cualquier persona que realice ejercicios aeróbicos, desde la natación, el powerwalking, el fútbol o el running, aunque también existe la fuerza resistencia, imprescindible para actividades como el crossfit o la halterofilia.

El entrenamiento de resistencia está recomendado para todas las edades y para cualquier estado de forma. Siempre hay que entrenar la resistencia, pero de forma adecuada, adaptada a las necesidades, objetivos y capacidades de la persona que entrena. Y es que no es necesario un estado de forma física óptimo para empezar a entrenar resistencia.

La resistencia se puede clasificar de varias maneras. Así, por ejemplo, podemos dividirla en función de su intensidad (resistencia máxima, submáxima…) o de si realiza con el oxígeno que necesitan los músculos o no (aeróbica o anaeróbica), etcétera.

¿Para qué quién está indicado el trabajo de mejora de la resistencia?

Debido a la larga lista de beneficios que tiene entrenar específicamente la resistencia, entre los que se encuentran mejorar el sistema cardiovascular o quemar grasa corporal, trabajar específicamente la resistencia está indicado para todas las personas, sea cual sea su edad y condición física.

No obstante, Luis Manuel Aranguren, técnico en fitness de McFIT España, insiste en que “lo que hay que tener en cuenta es que el entrenamiento siempre tiene que estar adaptado a la forma física del sujeto, a su objetivo y a sus particularidades”. Además, el experto subraya que si existiesen lesiones o patologías previas, se tendría que adaptar aún más el tipo de entrenamiento, además de acudir con anterioridad a un médico especialista que valore mediante un electrocardiograma en reposo y una prueba de esfuerzo hasta dónde puede el paciente ponerse a prueba.

Otro punto que hay que tener en cuenta a la hora de preparar el entrenamiento de resistencia es el tipo de práctica deportiva que se realiza y cuál es el objetivo. Evidentemente, no es lo mismo una persona que sale a caminar por un parque cercano que otra que se prepara para carreras de fondo o medio fondo, que casi todos los fines de semana se celebran en muchas ciudades y congregan a miles de runners.

El tipo de disciplina también marca diferencias a la hora de entrenar la resistencia, como explica el experto de McFIT España: “Prácticamente todos los deportes necesitan de la resistencia para su desarrollo. Pero es evidente que el tipo de resistencia que necesita un halterófilo no es igual que el que necesita un maratoniano, ya que un halterófilo realiza un esfuerzo corto de muy alta intensidad y después tiene descansos muy largos, pero un maratoniano realiza esfuerzos de menos intensidad pero durante mucho tiempo”.

Por su parte, “un jugador de baloncesto realiza muchos esfuerzos explosivos seguidos durante el partido, con recuperaciones muy cortas, por lo que necesitará recuperar muy rápido entre esfuerzos para volver a realizar otro esfuerzo al 100%, pero un corredor de fondo realiza un esfuerzo mucho más continuado y sin descanso, por lo que necesitará mayoritariamente de otro tipo de resistencia”, continúa Luis Manuel Aranguren.

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

L. García

Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio
L. García

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''