PUBLICIDAD

Mente y emociones
El mobbing o acoso laboral
Si te sientes juzgado y minusvalorado en tu trabajo, bien por un superior, o por uno o más compañeros, podrías ser víctima de mobbing o acoso laboral. Te decimos cómo debes actuar para frenar esta situación.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Qué es el mobbing o acoso laboral

¿Alguna vez te has sentido juzgado y minusvalorado en el trabajo? Se trata de una sensación muy desagradable, así que imagina si esto fuese lo ‘normal’ y tuvieses que aguantarlo todos los días, tanto si proviene de un compañero como de un jefe. Esta situación continuada es lo que se denomina mobbing o acoso laboral. Te explicamos cómo detectarlo a tiempo y qué hacer para prevenir su aparición.

Qué es el mobbing o acoso laboral

El mobbing o acoso laboral es una situación de ‘castigo injustificado’, en la que una persona sufre el desprecio o la humillación por parte de sus compañeros o jefes, que buscan minar su moral, ridiculizándolo y minusvalorando sus cualidades y capacidades. Se trata de un acoso directo o indirecto y continuado en el tiempo, que puede ser verbal o físico, a diferencia del ciberacoso o ciberbullying, en el que se utilizan medios tecnológicos para hostigar a la víctima a distancia.

Esta conducta de acoso laboral, puede provenir tanto de una sola persona como de varias, pero siempre con la complicidad del resto de compañeros, que toleran la situación sin poner de su parte los medios necesarios para impedirlo, lo que hace que el acosador se vea legitimado para mantener su actitud. Además, la caída de la productividad del trabajador afectado, va a reafirmar la postura del acosador, que encuentra así nuevos argumentos que avalan su desprecio por la víctima.

El acoso continuado sufrido por un trabajador tiene importantes consecuencias, entre las que destaca un descenso significativo en su desempeño laboral, debido a las dificultades que tiene para concentrarse y conciliar el sueño, lo que también va a contribuir a que se refuercen los pensamientos negativos sobre su valía, además de provocar síntomas físicos (taquicardia, hipertensión) y psicológicos (aprensión, estrés y desconfianza generalizada) que, si no se tratan adecuadamente, pueden llegar a desencadenar desde miedo a ir al trabajo a enfermedades graves.

Mobbing es un término con el que lamentablemente cada día estamos más familiarizados, ya que precisamente en los momentos de crisis como el que atravesamos, aumenta la competitividad entre los compañeros para mantener su puesto de trabajo, aunque sea a costa de perjudicar a otros, una situación de la que se libran los autónomos, trabajadores de cooperativas y empresas familiares, donde el primer objetivo es la supervivencia de todos los puestos de trabajo. 

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD