PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

El electrofitness debe ser controlado por un profesional

La gimnasia con electroestimulación o electrofitness, que tiene la ventaja de resultar más rápida y eficaz para mejorar la forma física, puede ser peligrosa para la salud si no se realiza con el control de un profesional.
Un usuario sigue las indicaciones de una monitora profesional de electrofitness

El CGCFE ha solicitado a las autoridades que regulen y limiten el manejo de los equipos de electroestimulación muscular global a los profesionales apropiadamente formados.

13 de Julio de 2016

La electroestimulación muscular aplicada a la práctica de ejercicio físico, lo que se conoce como gimnasia con electroestimulación o electrofitness, puede ser peligrosa para la salud si no se realiza bajo el control de un profesional que tenga los conocimientos adecuados sobre esta técnica, según han advertido desde el Consejo General de Colegio de Fisioterapeutas de España (CGCFE).

La electroestimulación es una terapia que consiste en la administración de corrientes eléctricas con una determinada intensidad que provocan una contracción en los músculos, y que emplean los fisioterapeutas para mejorar o reparar tejidos musculares, aliviando el dolor y permitiendo que el paciente recupere la fuerza perdida. Hace unos años se comenzaron a diseñar equipos de electroestimulación global basados en esta técnica, con el objetivo de estimular grandes grupos musculares durante la práctica de ejercicio físico para incrementar así las ventajas y la eficacia de la actividad deportiva.

El entrenamiento con electroestimulación siempre debe estar supervisado por profesionales que conozcan bien la anatomía humana para evitar posibles daños musculares

Sin embargo, y como afirman los expertos del CGCFE, este tipo de entrenamiento precisa una valoración previa que determine si existen contraindicaciones para realizar electrofitness, y siempre debe estar supervisado por profesionales que conozcan bien la anatomía humana para evitar posibles daños musculares, y que se encarguen de adaptar las tablas de ejercicios y la intensidad de los estímulos a las características y necesidades de cada deportista.

Como han explicado estos especialistas en fisioterapia, la intensa contracción muscular que provoca la electroestimulación global aumenta los niveles de creatina quinasa (CK), una enzima que cuando presenta valores muy altos puede desencadenar una insuficiencia renal aguda. Además, si se producen daños sobre las fibras musculares a causa de estímulos de intensidad superior a la recomendada durante la sesión de electrofitness, el usuario no va a presentar síntomas o fatiga en el momento, sino posteriormente.

Por todo ello, el CGCFE ha solicitado a las autoridades que establezcan medidas para regular y limitar el manejo de los equipos de electroestimulación muscular global a aquellos profesionales que estén apropiadamente formados, porque en la mayoría de los casos las lesiones que se han registrado se deben a sesiones llevadas a cabo en centros de estética.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

10%
de la población española sufre dermatitis atópica
'Fuente: 'XII Congreso Mundial de Dermatología Pediátrica y la Asociación Española de Pacientes y Familiares de Dermatitis Atópica’'