PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Síndrome de sobreentrenamiento
Ninguna obsesión es buena, y aunque hacer deporte es beneficioso para tu salud, practicarlo en exceso o de manera incorrecta puede llevarte a sufrir un síndrome de sobreentrenamiento. Aprende a evitarlo.
Escrito por Laura Saiz, Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar

Qué es el síndrome de sobreentrenamiento

Deportista con síntomas del síndrome de sobreentrenamiento

Excederte en la cantidad o intensidad del ejercicio puede perjudicar tu salud.

El culto al cuerpo está adquiriendo niveles alarmantes, y continuamente nos bombardean con mensajes que insisten en la necesidad de tener un cuerpo 10. Desgraciadamente, muchas personas tratan de conseguirlo sin preocuparse de algo que es mucho más importante que la estética: la salud. Y es que la inquietud por estar en forma o ser más atractivos físicamente no es mala si no se convierte en una obsesión; el binomio dieta+deporte tiene que ir acompañado de un control de la cantidad de ejercicio para que el organismo pueda asimilarlo.

Hacer ejercicio es muy beneficioso, pero excederse en cantidad o intensidad puede ser perjudicial para la salud y desencadenar lo que se conoce como síndrome de sobreentrenamiento, un problema ocasionado por el aumento excesivamente rápido del volumen de ejercicio o por la brusca variación del mismo, al pasar de un tipo de actividad a otra: por ejemplo, dejar de trabajar la resistencia para centrarse en la potencia. De este modo, el organismo, inconscientemente, se muestra saturado y no es capaz de recuperarse del esfuerzo realizado, lo que a su vez puede provocar gran cantidad de problemas, tanto de salud, como de rendimiento deportivo.

Precisamente el descenso en el rendimiento deportivo puede introducir al individuo en una espiral dañina, ya que una disminución en la capacidad física se suele asociar rápidamente a falta de ejercicio o esfuerzo, por lo que se aumenta la carga de entrenamiento, y se agrava el síndrome de sobreentrenamiento.

Este trastorno aparece con independencia del tipo de actividad que hagamos y de nuestro nivel físico. El síndrome de sobreentrenamiento sucede tanto a quienes realizan ejercicio aeróbico (correr, nadar, montar en bicicleta…) como anaeróbico (levantamiento de pesas), puesto que en todo tipo de actividades se exige un esfuerzo a la musculatura y al organismo. Por otro lado, la capacidad atlética tampoco es relevante, puesto que está demostrado que tanto deportistas de élite como personas que simplemente salen a hacer running pueden padecer este síndrome, ya que se debe al incremento o variación de los entrenamientos de manera no controlada; por ello, no importa la cantidad inicial, sino el aumento.

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD