PUBLICIDAD

Tercera edad
Hipocalcemia
La hipocalcemia es una enfermedad en la que los niveles de calcio en sangre están demasiado bajos. Produce síntomas neuromusculares y neuropsiquiátricos, que pueden llegar a ser graves si no se tratan.
Escrito por Miguel Vacas, Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias

Qué es la hipocalcemia

Hablamos de hipocalcemia cuando los niveles de calcio en sangre están bajos. El calcio es una sustancia imprescindible para que se produzca la contracción de los músculos, la transmisión de los impulsos nerviosos, la activación de los sistemas de coagulación de la sangre y la formación de los huesos. Por ello, la existencia de hipocalcemia va a producir síntomas a nivel muscular, nervioso y óseo fundamentalmente.

Algunos signos y síntomas que pueden sugerir la existencia de calcio bajo en la sangre son: sensación de hormigueo en la boca, las manos o los pies, dolores musculares y espasmos, dificultad para respirar, palpitaciones, piel seca, desorientación o incluso delirios y alucinaciones. La hipocalcemia aumenta además el riesgo de sufrir fracturas óseas, especialmente en ancianos.

Se trata de un problema que puede afectar a todo tipo de personas, desde niños hasta gente de edad avanzada, aunque es especialmente frecuente en ciertos grupos de población como ancianos, embarazadas, mujeres posmenopaúsicas, personas en tratamiento prolongado con corticoides o vegetarianos. También aquellos pacientes que han sido sometidos a una cirugía de la glándula tiroides o la paratiroides tienen un riesgo importante de desarrollar hipocalcemia.

Las causas de hipocalcemia son muy variadas, desde una baja ingesta de calcio en nuestra dieta habitual, a un aumento de las pérdidas de este mineral por el consumo de fármacos como los diuréticos. Alteraciones en la glándula paratiroides, que es la encargada de producir la hormona paratiroidea o PTH (cuya función es regular el metabolismo del calcio y el fósforo) es otra causa muy frecuente de hipocalcemia. 

El diagnóstico de este trastorno se lleva a cabo mediante un análisis de sangre, realizándose otras pruebas diagnósticas si el especialista lo considera oportuno. Se considera hipocalcemia cuando la cantidad de calcio iónico es menor de 4.75 mg/dl o cuando la cantidad de calcio total en sangre está por debajo de 8.5 mg/dl. Cuando se diagnostica este problema, el objetivo del tratamiento es reponer los niveles de calcio y restaurar el equilibrio de los minerales en el organismo. 

Si la hipocalcemia es muy grave –cuando los niveles son muy bajos o caen rápidamente–, puede ser necesario tratamiento urgente por vía intravenosa, pues la vida del enfermo puede correr peligro. Sin embargo, la mayoría de las veces se pueden reponer los niveles de calcio mediante medidas dietéticas o con la toma de suplementos de calcio y vitamina D. 

La hipocalcemia es una patología prevenible en un porcentaje alto de casos. Una dieta equilibrada, que incluya productos lácteos, pescados como el salmón y vegetales de hojas verdes como la espinaca es fundamental para poder evitar este problema. 

Actualizado: 2 de Septiembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Miguel Vacas

Residente de Medicina Interna del Hospital Universitario Príncipe de Asturias
Miguel Vacas

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dra. Victoria Martínez Morón

Responsable de la Unidad de Láser Vulvovaginal y Suelo Pélvico del Instituto Palacios.

Dra. Victoria Martínez Morón

Experta en rejuvenecimiento vaginal de la Unidad de Láser Vulvovaginal y Suelo Pélvico del Instituto Palacios
“El rejuvenecimiento vaginal mejora la hidratación, la elasticidad y la textura de los tejidos vulvovaginales, lo que se traduce en una mejoría de la sequedad vaginal, disminución de picor e irritación, y aumento de lubricación vaginal y disminución de molestias durante el coito”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

25%
de las personas que viven en una residencia de ancianos está infectada con una bacteria resistente a antibióticos
'Fuente: 'American Journal of Infection Control’'