PUBLICIDAD

Bebés y niños
Test de WISC
Todos los pequeños, durante su formación, pasan por una evaluación de su capacidad intelectual para conocer su coeficiente de inteligencia, para lo cual se empleará una herramienta como el test de WISC.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Qué es el Test de WISC

El test de WISC es una prueba estandarizada, diseñada para llevarla a cabo entre la población infantil y los adolescentes, que sirve para medir la inteligencia global, ya que ofrece una visión general de la inteligencia del evaluado a partir de varias pruebas diferentes. Quizás se trate de la más conocida y utilizada, ya que proporciona el famoso índice conocido como coeficiente de inteligencia. Para que la realización de esta prueba sea de utilidad, el pequeño que la realice debe tener entre seis y 16 años, ambos incluidos.

La prueba fue creada por David Wechsler en 1949, de ahí su nombre Wechsler Intelligence Scale for Children (WISC), que traducido al castellano viene a ser Escala de Inteligencia de Wechsler para Niños. Desde entonces se han realizado cuatro revisiones de la misma, siendo el WISC-IV el empleado en la actualidad.

Este test se basa en un enfoque de inteligencia global, con pruebas que evalúan distintas capacidades y habilidades en las que queda reflejado el nivel de la inteligencia del evaluado, cuyos resultados al final se suman para obtener el coeficiente de inteligencia del niño.

La evaluación del nivel de inteligencia del test de WISC se basa en la capacidad de resolver correctamente, y dentro del tiempo establecido, cada una de las pruebas que se administran, considerando que se es más inteligente cuanto más respuestas correctas se acierte y se requiera menos tiempo para contestarlas; por el contrario, se considera un nivel de inteligencia menor, si no se es capaz de resolver las distintas pruebas en el tiempo requerido, o se hace de forma incorrecta. La resolución del WISC suele durar entre 60 y 90 minutos, en los que el menor debe pasar diez pruebas que evalúan tanto su desempeño en tareas verbales como no verbales.

Para los padres y profesores es importante conocer si su hijo progresa adecuadamente, al mismo nivel que el resto de sus compañeros, o presenta algún tipo de avance o retraso sobre ellos. Siendo indicativo en muchos casos de posteriores exploraciones si se detecta que el pequeño muestra deficiencias en alguna de las pruebas pero no en el resto, lo que puede servir de señal de alerta para poder establecer programas educativos compensatorios, con los que el pequeño pueda llevar un nivel académico y de desarrollo similar al del resto de sus compañeros de clase.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

83,2%
de los niños de 13 años tiene teléfono móvil
'Fuente: 'Instituto Nacional de Estadística (INE)''