PUBLICIDAD

Bebés y niños
Test de WISC
Todos los pequeños, durante su formación, pasan por una evaluación de su capacidad intelectual para conocer su coeficiente de inteligencia, para lo cual se empleará una herramienta como el test de WISC.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Resultado del análisis del test de WISC

El resultado de cada una de las pruebas del test de WISC (que se reúnen en cuatro índices, de Comprensión Verbal, de Razonamiento Perceptivo, de Memoria Operativa y de Velocidad de Procesamiento) se evalúa en función de la exactitud de la respuesta y del tiempo empleado para ello, dando lugar a un único índice, que será el coeficiente intelectual (C.I.) del pequeño, cuya cifra se puede comparar con unas tablas estandarizadas por edad, que indicarán si el niño tiene una inteligencia normal para su edad o no.

Los resultados del test de WISC tienen que interpretarse en función de objetivo y ámbito objeto de estudio. Así, si se trata del ámbito educativo, permite distinguir entre los niños con alto coeficiente intelectual con C.I. superior a 110, es decir más inteligentes, de aquellos con un coeficiente intelectual más bajo con C.I. inferior a 90, que son los que mostrarán más retraso en el aprendizaje. Estando la mayoría de los alumnos sobre la media, es decir, llevan un desarrollo normal según lo esperable para su edad, con C.I. entre 90-110.

Cuando estas puntuaciones se presentan de forma extrema, es decir, el pequeño obtiene una puntuación de C.I. por encima de 120, se habla de que el pequeño es dotado, y si el resultado supera un C.I. por encima de 130 se habla de superdotado.

En el otro extremo, cuando un niño presenta una ejecución deficiente, ya sea por lentitud a la hora de responder o por hacerlo incorrectamente, consiguiendo un C.I. por debajo de 80 se habla de que el pequeño muestra retraso mental, que será mayor cuanto menor sea la puntuación alcanzada.

A pesar de estos usos académico también se puede emplear el Test de WISC para realizar un análisis de las capacidades del menor desde un punto de vista clínico, lo que puede servir para establecer el diagnóstico de retraso mental, cuando las puntuaciones alcanzadas son significativamente inferiores a las que corresponden a su edad, así como detectar entre otros trastornos del aprendizaje, trastorno de déficit de atención con hiperactividad o trastornos del espectro autista, para si fuera necesario preparar un programa de intervención adecuado.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD