PUBLICIDAD

Mente y emociones
Entrevista de trabajo: cómo afrontarla con éxito
Tu forma de actuar en una entrevista de trabajo es decisiva para ser seleccionado. Conocer las dificultades que pueden surgir y aprender a gestionarlas correctamente es clave para afrontarla con éxito.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Trucos para afrontar con éxito una entrevista de trabajo

Entrevista de trabajo satisfactoria

La entrevista de trabajo es una situación de evaluación, y debes centrar tu atención y pensar en lo que tienes que decir en cada momento concreto.

Tu comportamiento en una entrevista de trabajo puede hacer que tu currículum brille o, por el contrario, pierda valor frente al de otros candidatos, pero los trucos que te vamos a proporcionar te ayudarán a tener confianza en ti mismo y afrontar con éxito un proceso de selección laboral:

  • Centra tu atención en el impulso hacia la emoción y el impulso hacia la tarea: la entrevista de trabajo es una situación de evaluación. Como tal, cuando debemos enfrentarnos a la misma aparecen dos impulsos: el impulso hacia la emoción (es el que dirige la atención a nuestras sensaciones físicas, pensamientos, etcétera), y el impulso hacia la tarea (el que dirige nuestra atención a nuestro rendimiento pensando cómo actuar de la mejor manera posible). Si bien es normal que prestemos algo de atención a cómo nos sentimos (habitualmente nerviosos) y a lo que pensamos (“cómo irá”, “y si….”), debemos intentar que nuestra atención se dedique principalmente a la tarea en cuestión, y pensar en lo que tenemos que decir en cada momento concreto, cuidar nuestro lenguaje verbal y no verbal, etcétera.
  • Controla tu diálogo interno. Ten cuidado con lo que te dices, las autoinstrucciones (diálogo interno) son fundamentales para afrontar cualquier circunstancia. Por eso, quita de tu mente frases catastrofistas, y en su lugar envíate mensajes positivos y alentadores, como los que le darías a un amigo que estuviera presentándose a esa misma entrevista. Puedes preparar una tarjeta o escribir en el móvil varias de esas frases y repetírtelas mentalmente justo antes de entrar.
  • Confía en ti mismo. A todos nos faltan cosas en nuestro currículum, pero uno no compite con las aptitudes que no tiene, sino con las que tiene. Está claro que algo de lo que hay en tu currículum les ha gustado o no estarías allí, por lo que eso es lo que tienes que resaltar, junto a tus ganas por realizar ese trabajo. Y mientras esperas, no te compares con alguien que entró antes que tú, o con el que entrará después. Tú debes sentirte el mejor candidato.
  • Sé tú mismo. No muestres una imagen de ti que no se corresponde con la realidad. No se trata de que te comportes como si estuvieras en tu casa o con tus amigos, pero si te alejas mucho de cómo eres te encontrarás incómodo, y tu conducta y forma de hablar estarán llenas de estereotipos, que sin duda te restarán atractivo.
  • Duerme bien la noche anterior, no tomes estimulantes como el café o refrescos de cola si no estás acostumbrado, ni tampoco tranquilizantes (estos últimos te pueden restar competencia). Recuerda que es normal estar nervioso.
  • Vístete de manera adecuada para la entrevista, pero no te disfraces, porque es importante que te sientas a gusto con tu indumentaria y tu aspecto.
  • Lee algo sobre las actividades de la empresa (principios, objetivos, forma de trabajo, perfiles…) y, si es posible, sobre el puesto de trabajo al que optas, antes de acudir a la entrevista. Es conveniente que sepas explicar por qué te gustaría formar parte de esa compañía y desempeñar ese trabajo en concreto, y cuanta más información tengas más fácil te resultará hacerlo.
  • No te desanimes. Sabemos que lo que quieres es resultar seleccionado, pero si no es así no olvides felicitarte a ti mismo, pues simplemente el hecho de que te llamen significa que tienes algo que aportar. Cómo enjuicies tu propia actuación puede determinar tu manera de afrontar entrevistas futuras.

Actualizado: 21 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD