PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Bella tras el cáncer
La terapia contra el cáncer puede deteriorar tu aspecto físico. Te damos trucos para cuidar tu imagen y sentirte bella a pesar del cáncer, lo que te ayudará a afrontar la quimioterapia y mejorará tu estado de ánimo.
Escrito por Eva Salabert, Periodista experta en salud

Cómo afecta el tratamiento del cáncer a tu imagen

En la actualidad, el 80% de los tumores cancerosos que se detectan en estadios iniciales se curan. Además, los grandes avances que se han producido en el tratamiento del cáncer han permitido disponer de nuevos fármacos, cada vez más efectivos con dosis menores y que, por lo tanto, también tienen menor toxicidad para los pacientes.

Sin embargo, las terapias que se emplean para tratar el cáncer siguen resultando agresivas para las células sanas, y tienen efectos secundarios que deterioran el aspecto físico de los enfermos. Los especialistas animan a las pacientes a cuidar su imagen, porque sentirse bella a pesar del cáncer les ayuda a afrontar la quimioterapia y mejora su estado de ánimo.

Cómo afecta el tratamiento del cáncer a tu imagen

A los trastornos físicos y emocionales que pueden causar la enfermedad y sus síntomas, hay que añadir los efectos secundarios que generalmente provoca el tratamiento del cáncer. Aunque la patología se manifiesta de forma distinta en cada persona, e incluso hay quien no sufre molestias asociadas a la terapia, lo habitual, como nos explica el Dr. Raúl Márquez, oncólogo médico del MD Anderson Cancer Center de Madrid, es que la quimioterapia afecte también a las células sanas del paciente y le provoque diversos trastornos, especialmente en el aparato digestivo y la piel. Los problemas que según este experto se asocian con más frecuencia a los tratamientos contra el cáncer son:

  • Alteraciones en la piel, que pueden ser cambios de color y textura. En general, la piel se vuelve más sensible, está más seca, y puede presentar pequeñas erupciones o sarpullidos. También se puede hiperpigmentar y se quema con facilidad, por lo que hay que extremar las precauciones para protegerla del sol.
  • Alopecia: el cabello se cae. La quimioterapia altera el ciclo del cabello y lo deja en la fase de desprendimiento, en la que se cae el pelo, que volverá a crecer después de finalizado el tratamiento (entre dos y tres semanas después). Aunque depende del tipo de quimioterapia y de su intensidad, en el 80 o 90 por ciento de los casos los pacientes pierden el pelo.
  • Las uñas también sufren modificaciones: la base de las uñas tiende a desprenderse, o crecen en forma de capas irregulares. También se pueden decolorar o adquirir un tono morado, crecer hacia arriba, debilitarse. Algunos pacientes incluso pueden perder las uñas.
  • Náuseas y vómitos, alteraciones del sentido del gusto y el olfato. Los pacientes pierden el apetito a consecuencia de estos trastornos y tienden a dejar de comer.
  • Trastornos emocionales: los pacientes pueden sufrir también depresión, o verse afectados emocionalmente en mayor o menor medida debido al malestar físico que experimentan y al deterioro de su aspecto físico ocasionado por el tratamiento.

Actualizado: 1 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD