PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

La dieta mediterránea reduce el riesgo de osteoporosis

Seguir la dieta mediterránea favorece la salud y densidad óseas y reduce el riesgo de desarrollar osteoporosis y sufrir fracturas, especialmente en la cadera, según los resultados de nuevos estudios.
Una mujer se dispone a comer una ensalada

Un estudio italiano ha comprobado que las personas que siguen la dieta mediterránea presentan una mayor densidad ósea.

21 de Junio de 2016

Una alimentación basada en la dieta mediterránea favorece la salud de los huesos y reduce el riesgo de desarrollar osteoporosis y sufrir fracturas, especialmente en la cadera, según revelan las conclusiones de un estudio que ha publicado JAMA Internal Medicine en mayo, y que se han presentado en el XIV Congreso Nacional de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM). También un estudio italiano que se acaba de publicar en Translational Medicine ha comprobado que las personas que siguen la dieta mediterránea presentan una mayor densidad ósea.

Una vez, sin embargo, que la enfermedad está instaurada, la alimentación no puede por sí sola detener su progreso, según ha explicado el Dr, Adolfo Díez-Pérez, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital del Mar de Barcelona, por lo que sería necesario acompañar una dieta equilibrada y un aporte de calcio con una correcta adherencia al tratamiento de la osteoporosis, algo que, según este experto, solo hace una de cada cinco pacientes de los 2,2 millones de mujeres españolas que padecen este problema de salud.

2,2 millones de mujeres en España padecen osteoporosis, pero solo una de cada cinco pacientes sigue el tratamiento de forma correcta

El objetivo del tratamiento de la osteoporosis es aproximar lo más posible la densidad ósea del paciente a los parámetros que se consideran normales en comparación con la población sana de edad similar. El problema, como advierte el Dr. Díez-Pérez es que al tratarse de una patología que no duele resulta más difícil mantener la adherencia al tratamiento. Ahora, dos nuevos fármacos contra la osteoporosis facilitarán dicha adherencia gracias a que se administran de forma muy sencilla: basta con una única inyección subcutánea cada seis meses, que además se puede poner el propio paciente.

Otro medicamento que podría aprobar la FDA de Estados Unidos este mismo año es un inhibidor de la esclerostina, que contribuiría a estimular la acción del osteoblasto, algo que no sucede con las terapias actualmente disponibles, y cuyos resultados en un ensayo clínico fase 3 han mostrado una disminución de fracturas de cadera de casi la mitad (47-48%).

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD