PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Romosozumab reduce las fracturas en mujeres con osteoporosis

Administrar romosozumab durante 12 meses a mujeres posmenopáusicas con osteoporosis aumenta su densidad mineral ósea y reduce significativamente el riesgo de que sufran fracturas vertebrales, según muestra un estudio.
Romosozumab reduce las fracturas en mujeres con osteoporosis

El romosozumab incrementa la formación de hueso y reduce la resorción ósea.

04 de Julio de 2017

Administrar el fármaco romosozumab durante 12 meses a mujeres posmenopáusicas con osteoporosis ha conseguido reducir significativamente el riesgo de que sufrieran una fractura vertebral, en comparación con aquellas pacientes que tomaron placebo, según los resultados del estudio FRAME (Fracture Study in Postmenopausal Women with Osteoporosis), que se han presentado en el último Congreso Europeo Anual de Reumatología.

Romosozumab funciona inhibiendo la esclerostina –una glucoproteína producida por células óseas–, y esto tiene dos efectos positivos: incrementar la formación de hueso y reducir la resorción ósea, que hacen que aumente la densidad mineral ósea de la paciente, y disminuyan las probabilidades de que se produzcan fracturas óseas. De hecho, en las participantes en el estudio –que incluyó a 7.180 mujeres posmenopáusicas, de entre 55 y 85 años de edad–, el riesgo de fractura vertebral era cinco veces superior en las mujeres que recibieron placebo.

Alrededor del 30% de las mujeres posmenopáusicas sufren osteoporosis y, a consecuencia de esto, al menos el 40% de ellas presentarán una o más fracturas durante su vida

Romosozumab mostró eficacia y rapidez

El fármaco, además, produjo efecto con rapidez, ya que en las pacientes a las que se administró romosozumab las fracturas vertebrales clínicas se produjeron durante los dos primeros meses de tratamiento. En este grupo de mujeres hubo solo tres fracturas vertebrales clínicas (menos del 0,1% de las pacientes), en comparación con 17 casos (0,5%) del grupo que tomó placebo. Al cabo de doce meses de tratamiento, el grupo de romosozumab presentaba un 83% menos riesgo de fracturas vertebrales clínicas que el grupo placebo.

Se estima que alrededor del 30% de las mujeres posmenopáusicas que residen en Europa y Estados Unidos sufren osteoporosis, y que, a consecuencia de esto, al menos el 40% de ellas presentarán una o más fracturas durante su vida. La elevada prevalencia de este problema de salud hace que sea tan importante desarrollar tratamientos más efectivos y, como ha explicado el Dr. Piet Geusens, de la Universidad de Maastricht (Países Bajos), los resultados de la investigación avalan que romosozumab constituye un tratamiento muy eficaz para reducir el riesgo clínico de fracturas vertebrales en las mujeres posmenopáusicas en las que se haya determinado un déficit de densidad mineral ósea.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD