PUBLICIDAD

Mente y emociones
Cómo hablar de drogas con los hijos
Para prevenir el consumo de drogas en la infancia, la familia debe aconsejarles y enseñarles a tomar decisiones con criterio. Te ofrecemos consejos sobre cómo y cuándo hablar del tema con tus hijos.
Escrito por Celia Rodríguez Ruiz, Psicóloga clínica sanitaria, especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil

Cómo podemos hablar de drogas con los niños

Cómo podemos hablar de drogas con los niños

Para hablar sobre droga con nuestros hijos debemos hacerlo desde la naturalidad y dentro de un clima positivo

Al hablar con los hijos sobre las drogas les ayudamos a estar preparados, les hacemos conocer la información antes de que caigan en una situación peligrosa. Si los niños y niñas no se sienten cómodos hablando con sus padres, buscarán la información por otros medios, no siempre de confianza. Es una labor de la familia hablarles sobre los efectos del consumo de sustancias nocivas y de este modo corregir los conceptos erróneos que los chicos y chicas puedan tener.

Las drogas no tienen que ser un tema de conversación tabú en la familia, debemos incluir esta temática en las conversaciones sobre salud y seguridad. Son muchas las ocasiones en las que, los adultos, esperamos encontrar el momento ideal para hablar sobre temas delicados, sin embargo es difícil determinar cuál es ese momento idóneo. Por ello, hay que dar el paso y hablar siempre que se pueda, con naturalidad, sin dramatizar ni banalizar el tema.

Hablar de drogas desde el diálogo

El diálogo implica escucharles antes de hablar, sólo de esta forma sabemos qué es lo que saben sobre el tema de las drogas y podremos adaptarnos a sus conocimientos y lenguaje. El diálogo es más que hablar, es observar, mostrar interés y crear un clima positivo donde se sientan cómodos para expresar sus ideas, dudas y preocupaciones. A través del diálogo, encontraremos la forma de hablar sobre el tema y hacernos comprender, a través del diálogo asentamos las bases de una relación de complicidad y confianza.

Una buena forma de iniciar la conversación es preguntándoles de modo abierto y con naturalidad qué opinan sobre las drogas, aprovechar alguna noticia o comentario relacionado puede ayudarnos a sacar la conversación. De este modo no se sentirán presionados, ni juzgados para hablar y es más probable obtener una respuesta sincera. Después de escuchar su respuesta y conocer sus opiniones, a la hora de hablar nosotros lo más importante es emplear un tono sencillo, cercano, directo y razonable.

Consejos y técnicas para hablar sobre drogas con los hijos

  • Claridad. Aunque usemos un lenguaje adaptado, debemos darles a los niños y niñas una información clara, seria y completa. Cuando se trata de temas delicados los niños/as suelen recibir informaciones incompletas y confusas.
  • Evita reproducir los tópicos, las exageraciones y falsas creencias. Si tu información se apoya en datos reales, será más creíble y convincente para ellos.
  • No dramatices, ni banalices el tema. Habla con naturalidad, adaptándose a su lenguaje, no se trata de crear un miedo ni de quitar importancia.
  • Evita interrogarles insistentemente sobre si tienen pensado consumir o si han consumido alguna vez. En lugar de eso pídeles su opinión, y aprende a preguntar de otra manera, a través del diálogo, la observación y la escucha.
  • Evita entrar en discusiones con ellos. La discusión por opiniones contrarias puede convertirse en un modo de reafirmarse y desarrollar su identidad estando a favor de las drogas.
  • Infórmate sobre el tema. Antes de hablar con ellos, es importante conocer de qué hablamos para poder explicárselo a ellos.
  • Cree en lo que dices y da ejemplo. A veces les damos información incongruente, cuando nuestros actos no concuerdan con nuestras palabras.
  • Da el primer paso y no temas sacar el tema, no esperes al momento adecuado. Aprovecha cualquier información, noticia, etcétera, y pregúntales su opinión.
  • Aprende a ser flexible, para escuchar y comprender sus opiniones. Si desapruebas sus opiniones, se sentirán juzgados y conseguiremos el efecto contrario.
  • Aprende a aconsejar en lugar de imponer. La imposición suele tener el efecto contrario, despertar su curiosidad ante lo prohibido y su necesidad de reafirmarse. 

Actualizado: 8 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga clínica sanitaria, especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil
Celia Rodríguez Ruiz

PUBLICIDAD

Salud en cifras

67%
de los pacientes con disfunción eréctil padece obesidad
'Fuente: 'Boston Medical Group''

PUBLICIDAD