Niños de alta demanda: cómo son y cómo acompañarlos
Los niños de alta demanda tienen rasgos que pueden confundirse con problemas de comportamiento. Te enseñamos a identificar si tu hijo tiene este tipo de personalidad y cómo acompañarlo en una crianza más respetuosa.

Características de los niños de alta demanda

Actualizado: 22 de septiembre de 2022

Con niños de alta demanda nos referimos a niños con un temperamento intenso, que necesitan una gran actividad y que duermen poco. También son muy sensibles. No se trata de una patología, ni de ningún trastorno del comportamiento, pero a menudo se suele confundir, y las familias terminan dando tumbos de especialista en especialista buscando una explicación.

PUBLICIDAD

No tener información, desconocer que existe este rasgo, afecta enormemente a los niños porque se sienten incomprendidos y solos incluso en sus propios entornos familiares. Saber cuáles son sus necesidades reales y disponer de conocimientos sobre este rasgo permitirá a los padres llevar la crianza con otra actitud y a sus hijos disfrutar de la protección y el acompañamiento que necesitan. La psicóloga Úrsula Perona y la experta en Atención Temprana Alejandra Melús nos acercan al término ‘niños de alta demanda’ y nos dan algunas recomendaciones para poder acompañar a estos pequeños y pequeñas con el respeto que merecen.

Rasgos de personalidad de los niños de alta demanda

Nadie dijo que criar fuera fácil, pero para algunas familias puede ser un poco más complejo. La falta de sueño, la actividad “excesiva” o el inconformismo permanente pueden confundirse con algún trastorno de comportamiento o incluso con patologías, pero también pueden ser la manifestación de un rasgo de la personalidad que se ha denominado alta demanda.

PUBLICIDAD

Según explica Úrsula Perona, psicóloga infantojuvenil y autora de Hijos de alta demanda (Toromítico), el término alta demanda hace referencia a un estilo de personalidad del niño, un conjunto de rasgos que determinan que su conducta tenga unas características determinadas. “Son niños movidos, inquietos, perseverantes, con grandes necesidades de apego y contacto físico. A menudo presentan dificultades para dormir, y un temperamento fuerte: obstinados, perseverantes (repetitivos) y pueden tener grandes rabietas. Son también niños despiertos, muy cariñosos, divertidos y sensibles”, señala.

Rabietas de niños con alta demanda

Algunas personas ven con escepticismo el término alta demanda, y lo negativizan por considerarlo una etiqueta que conviene evitar. Perona recuerda que en psicología el término sería “niños de temperamento fuerte o difícil” y que hay estudios científicos al respecto. “Tomas y Chess (1986) identificaron nueve rasgos de temperamento distintivos que determinan el carácter del niño: el nivel de actividad, la ritmicidad, la tendencia a la evitación, la adaptabilidad, el umbral de respuesta, su tendencia emocional, la intensidad de sus reacciones y la capacidad de atención y perseverancia. Según se presenten estos rasgos, y en qué intensidad, hablaríamos de niños más o menos demandantes. El Dr. Sears, quien acuñó el término, también ha realizado muchos estudios sobre el temperamento en niños y su relación con la demanda de atención y elevadas necesidades en todas las áreas”.

PUBLICIDAD

Cómo diferenciar entre alta demanda y niños altamente sensibles

Responde la experta que los niños altamente sensibles tienen cuatro rasgos que nos permiten identificarlos fácilmente:

  • Son muy sensibles a los estímulos tanto externos (ruidos, olores, tacto de la ropa…) como internos (sus propios estados).
  • Nada se les escapa y su capacidad de procesamiento de la información es elevada.
  • Tienen una elevada sensibilidad en la forma en la que sienten sus emociones y su gran empatía.
  • Se estimulan en exceso fácilmente, desbordándose y mostrando a veces esto en forma de rabietas, mala conducta, o necesidad de estar a solas.

“Muchos niños de alta demanda son también altamente sensibles, pero no al revés. De hecho la mayoría de NAS (70%) son niños tímidos o introvertidos, nada movidos ni demandantes”, apunta.

Personalidad de un niño de alta demanda

Recuerda Alejandra Melús, experta en Atención Temprana y primera infancia, que hasta hace relativamente poco tiempo el término alta demanda no era muy conocido, algo que dificulta mucho poder acompañar a los niños y niñas con este rasgo. “Las familias cada vez poseen más información a su alcance gracias a los medios de comunicación, a Internet y a profesionales actualizados, pero es cierto que las familias se suelen sentir poco acompañadas cuando se ven ante este posible diagnóstico. Muchas acuden a mi consulta habiéndose autodiagnosticado, buscando respuestas, angustiadas y sintiéndose poco comprendidas o solas ante esta situación”, señala.

PUBLICIDAD

Para la experta es necesario que ante un caso de alta demanda, “las familias se sientan acompañadas, escuchadas, que puedan soltar ese sentimiento de culpa que muchas veces traen a sus espaldas, y sobre todo, que obtengan herramientas y claves funcionales para aplicar en su día a día y así puedan comprender mejor la situación que viven”.

Creado: 3 de marzo de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD