Mente y emociones
Trastorno por déficit de atención e hiperactividad infantil (TDAH)
Detectar y tratar a tiempo el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) puede evitar que afecte negativamente al rendimiento escolar y las relaciones sociales de tu hijo. Conoce sus síntomas.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad infantil (TDAH)

La hiperactividad infantil, también denominada trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), es un trastorno caracterizado por la presencia de inatención o hiperactividad e impulsividad, que afecta al funcionamiento de la persona que lo sufre en varios ámbitos de su vida. Para el establecimiento del diagnóstico los médicos consideran que es necesario que se den estas tres circunstancias:

  • Que los síntomas hayan aparecido antes de los siete años.
  • Que los síntomas interfieran de forma significativa en la actividad académica, social, familiar y laboral del niño, adolescente o adulto.
  • Que los síntomas no puedan ser explicados por la presencia de otra patología.

La hiperactividad infantil es una alteración provocada por un desequilibrio entre dos neurotransmisores cerebrales: la noradrenalina y la dopamina, que afectan directamente a las áreas del cerebro responsables del autocontrol.

Se estima que entre un 3% y un 7% de la población infantil padece este trastorno, que predomina en varones, con una proporción de 4 niños frente a 1 niña.

El TDAH afecta con la misma frecuencia a todas las razas y culturas, pero se diagnostica más en poblaciones con un nivel cultural y económico medio a alto, porque en éstas se identifica con más frecuencia el impacto familiar, escolar y social del trastorno. El componente genético está asociado hasta en un 75% de los afectados por este trastorno. Para hacerse una idea, el factor hereditario en la depresión es del 39%, en el cáncer de mama es del 27% y en algunas características físicas como la altura es del 93%.

Sin embargo, en esta afección y, especialmente, en la forma en que se manifiesta, también influyen poderosamente otros factores biológicos no genéticos y los factores ambientales.

Entrevista con el experto

Dra. Ana Montes Montero

Dra. Ana Montes Montero, psiquiatra y experta en prevención del suicidio.

“Hablar cara a cara con la persona sobre lo que está sintiendo, qué le lleva a pensar en el suicidio, a qué se puede agarrar para seguir viviendo…, eso alivia mucho el sufrimiento y disminuye el riesgo”

Dra. Ana Montes Montero

Psiquiatra del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, experta en prevención del suicidio y en emergencias psiquiátricas

Salud en cifras

30%
de los trabajadores de la Unión Europea sufre estrés en el trabajo
Fuente: 'Universidad Internacional de Valencia (VIU)'