PUBLICIDAD

Mente y emociones
Burnout: consumidos por el trabajo
El síndrome de estar quemado (burnout) o del trabajador desgastado hace referencia a aquellas personas que viven una situación de estrés continuado tal en el trabajo que les desmotiva e incapacita laboral y socialmente.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Tratamiento del burnout

Si sufres burnout es importante que revises qué es lo que funciona mal en tu ambiente organizacional o en tu forma de trabajar. Es posible que respecto a lo primero no puedas hacer nada, pero lo segundo, tu forma de trabajar, depende de ti. Por ello, intenta revisar tus expectativas, horarios, plazos y tareas con el fin de detectar el estresor que te hace sufrir. Sin embargo, el burnout en algunas ocasiones puede llegar a ser altamente incapacitante, por lo que tal ver necesites tratamiento psicológico.

El tratamiento del burnout va dirigido al aumento de la percepción de control, el incremento de la autoeficacia personal y a la mejora de la autoestima. Las técnicas más eficaces son de orientación cognitivo-conductual. Desde este tipo de intervención se trabajan técnicas de afrontamiento del estrés, reestructuración cognitiva (mejora en el estilo de pensamiento) y ensayo conductual ante las circunstancias negativas. Estas técnicas permiten al paciente aumentar su nivel de resiliencia y mejorar la gestión emocional.

Es frecuente que la persona con burnout sufra algún trastorno emocional añadido, especialmente si lleva mucho tiempo padeciendo este síndrome. En tal caso, será prioritaria la actuación concreta sobre su patología emocional que en algunos casos puede requerir tratamiento farmacológico específico.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD