PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

Ponen en duda los beneficios del yoga para el dolor de espalda

Una revisión de 12 estudios concluye que hacer yoga no es tan efectivo para aliviar el dolor de espalda como se pensaba, y que aunque puede ser mejor que permanecer inactivo hay que consultar antes al médico.
Estiramiento de espalda en el yoga

Observaron que el yoga solo tenía un efecto moderadamente positivo al cabo de 6 meses y cuando se comparaba con las personas sedentarias.

19 de Enero de 2017

Practicar yoga no es tan efectivo para mejorar el dolor de espalda como se pensaba, aunque podría ser más útil que permanecer inactivo, según ha revelado una revisión de varios estudios sobre el tema (siete de Estados Unidos, tres de la India y dos de Reino Unido) –que se ha publicado en Cochrane Database of Systematic Reviews–, en los que se analizaban los casos de 1.080 pacientes con dolor de espalda que perduraba durante un mínimo de 3 meses, y cuya causa era desconocida.

Ningún ejercicio es totalmente seguro, y las personas con dolor lumbar deben consultar previamente con su médico, y asegurarse de que las clases a las que asisten son útiles y seguras para ellos

Aunque el tratamiento de este problema de salud se basa normalmente en la administración de determinados medicamentos, es frecuente que también se recomiende realizar ciertos ejercicios como los estiramientos que se practican en el yoga, por lo que los pacientes incluidos en los 12 ensayos hicieron ejercicios específicamente destinados a combatir el dolor de espalda, que fueron dirigidos por profesores especializados.

Susan Wieland, del Centro de Medicina Integrativa de la Universidad de Maryland (Baltimore), y cabeza visible del trabajo, ha señalado que comprobaron que el yoga solo tenía un efecto moderadamente positivo al cabo de 6 meses y cuando se comparaba con los resultados de las personas que no habían realizado ningún tipo de ejercicio, mientras que en el caso de practicarse a lo largo de periodos de tiempo más breves, sus beneficios eran menos evidentes.

De hecho, el 5% de estos pacientes que habían probado el yoga afirmó que su práctica incluso hizo que sus síntomas empeoraran, y en el caso de aquellos que refirieron haber experimentado una mejoría, esta no resultó significativa, ya que para que supusiera un cambio en su calidad de vida debería haber sido de 15 puntos en una escala de 100, y solo se alcanzaron 5 puntos de mejora.

Esta experta advierte de que ningún ejercicio es totalmente seguro y, por lo tanto, las personas con dolor lumbar deben consultar previamente con su médico, y asegurarse de que las clases a las que asisten son útiles y seguras para ellos, para reducir al máximo el riesgo de lesión y aumentar las probabilidades de obtener los beneficios del yoga.

PUBLICIDAD