PUBLICIDAD

Tecnoestrés, el coste de abusar de las nuevas tecnologías

Nuestras vidas dependen cada vez más de las nuevas tecnologías, pero su uso excesivo puede tener como consecuencia un trastorno asociado a la necesidad de estar siempre conectados: el tecnoestrés.
Tecnoestrés, el coste de abusar de las nuevas tecnologías

Para despejar cuerpo y mente, es aconsejable que descanses diez minutos por cada hora que trabajes frente al ordenador.

La era digital ha traído consigo grandes avances en muchos aspectos, pero también tiene consecuencias negativas. Uno de estos problemas es el tecnoestrés, un tipo de estrés que impide a los afectados gestionar adecuadamente su relación con las nuevas tecnologías. El término fue ideado por el psicoterapeuta Craig Brod en 1984, que lo definía como un trastorno causado por la falta de capacidad para enfrentarse a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) de manera totalmente saludable.

El tecnoestrés ha empezado a considerarse un riesgo laboral más, porque suele producirse a consecuencia del uso excesivo de tecnologías en el trabajo

El tecnoestrés provoca un elevado nivel de activación psicológica y fisiológica en el individuo, que puede llegar a afectar a todos los ámbitos cotidianos, especialmente al profesional, por lo que ya ha sido considerado como un riesgo laboral más. Este trastorno se debe a una sobreexposición a Internet, gadgets y aplicaciones con las que estamos en contacto a todas horas mediante el móvil, que siempre nos acompaña, o al usar el ordenador durante toda la jornada de trabajo. Según un estudio de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC) estar constantemente rodeados de TIC puede provocar sensación de incapacidad o adicción a ellas.

Otros problemas que se pueden derivar del tecnoestrés son enfermedades como la gastritis o la hipertensión, así como pérdida de memoria, ansiedad, falta de concentración, tristeza, nerviosismo o depresión. Los síntomas que pueden indicar que se padece tecnoestrés son episodios de irritabilidad, incapacidad ante el funcionamiento de cualquier objeto tecnológico, e incluso el otro lado de la moneda: renuncia a las nuevas tecnologías. Los jóvenes son más proprensos a sufrir este problema, especialmente si trabajan en el sector de la comunicación, las finanzas o la ciencia.

Tipos de tecnoestrés

Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo de España (INSHT) existen tres tipos de tecnoestrés:

  • La tecnoadicción, que sufren los individuos con la obsesión por adquirir las últimas novedades en tecnología y estar conectados en todo momento, e incluso en varios dispositivos a la vez. Los síntomas son malestar, tensión y sensación de inseguridad, y algunas personas pueden llegar a abandonar su vida social, ya que prefieren el mundo que se han creado a través de las TIC.
  • La tecnofatiga, muy similar al síndrome de burnout, consiste en el agotamiento cognitivo y el cansancio a raíz del uso de las tecnologías. Este trastorno incluye el síndrome de la fatiga informativa, que se produce por un exceso de información.
  • La tecnoansiedad es el rechazo o sentimiento negativo ante las TIC, provocando tensión y malestar si se usan. Las personas con tecnoansiedad se sienten incapaces de gestionar las TIC y sus avances. En este grupo se puede incluir la tecnofobia, el miedo a las tecnologías llevado hasta el extremo de que los afectados se niegan a estar en contacto con éstas, y ni siquiera desean hablar del tema, mostrando incluso una actitud agresiva.

Consejos para evitar el tecnoestrés

Para poder hacer frente al tecnoestrés, los expertos recomiendan realizar una serie de cambios en los hábitos diarios al utilizar las tecnologías, con el objetivo de evitar los problemas producidos por este trastorno. Esos consejos son:

  • Por cada hora que se trabaje frente a un ordenador se debe descansar 10 minutos; de esta manera se despejan el cuerpo y la mente.
  • Intentar evitar las multitareas en la pantalla, que generan ansiedad y dificultan que se concentre la atención en una sola labor.
  • Permanecer un día a la semana sin estar en contacto con las tecnologías puede ayudar a desconectar completamente.
  • Utilizar lo justo los teléfonos móviles, y evitar consultar la hora o el calendario en ellos.
  • Ante sensaciones de fatiga se recomienda hacer meditación, relajación muscular, o algún deporte que permita desconectar.
  • De vez en cuando es recomendable leer libros en papel y escribir a mano, para evitar que el lenguaje se vea empobrecido.
  • En general, hay que entender que no todo gira alrededor de la tecnología, y saber cuándo y cómo apartarse de ella.

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Diego González Rivas

El afamado Dr. González Rivas nos habla de su técnica quirúrgica Uniportal VATS con la que ha recorrido el mundo, y que permite extirpar tumores del pulmón evitando el dolor y las complicaciones de la cirugía abierta.

Dr. Diego González Rivas

Cirujano experto en tratamiento quirúrgico del cáncer de pulmón y creador de la técnica Uniportal VATS
“La técnica quirúrgica Uniportal VATS permite operar el pulmón a través de una única incisión, sin abrir el tórax –en la cirugía tradicional se practica un corte de entre 15 y 20 centímetros– y sin separar las costillas”

Salud en cifras

Dos
millones de españoles son hipertensos y lo desconocen
'Fuente: 'Sociedad Española de Hipertensión (SEH-LELHA)’'

PUBLICIDAD