PUBLICIDAD

Síndrome de pies ardientes, ‘fuego’ en las extremidades

El síndrome de Grierson-Gopalan o de pies ardientes provoca una intensa sensación de calor, hormigueo o pinchazos en estas extremidades, sobre todo por la noche. Conoce sus causas y el tratamiento más indicado para aliviarlo.
Síndrome de pies ardientes

Actualizado: 11 de diciembre de 2019

Tener los pies calientes por la noche puede parecer una banalidad, pero quienes sufren el síndrome de Grierson-Gopalan, popularmente conocido como síndrome de pies ardientes, saben bien que se trata de algo muy serio. En estas personas, es tal la sensación de ardor en la planta de los pies que les impide dormir, y el enfermo se ve obligado a sacarlos de la cama y ponerlos sobre el frío suelo para experimentar algo de alivio. A veces, además de experimentar ese fuego, también puede notar una molesta sensación de pinchazos o agujas clavándose en sus pies.

Síntomas del síndrome de pies ardientes

Una de las peculiaridades de este trastorno es que los síntomas “empeoran por la noche y suelen mejorar durante el día”, nos comenta la doctora Candelaria Martín González, del servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario de Canarias (Tenerife) y profesora asociada de la Universidad de La Laguna (Tenerife). Sus manifestaciones más habituales son:

  • Síntomas del síndrome de pies calientes

    Sensación de calor o ardor en los pies

    Habitualmente, “se percibe solo en la planta de los pies, pero puede también notarse en el dorso, tobillos y en la cara posterior de la pierna”, aclara la doctora Martín González.

  • Hormigueo en los pies

    Hormigueo

    Algunos pacientes describen “sensación de hormigueo o de ‘pinchazos de agujas’ en las extremidades inferiores”, explica.

Causas de la sensación de ardor en los pies

Las causas de esta afección son varias, aunque a menudo se desconoce su origen. “Puede ocurrir como un síntoma aislado, o como parte de un grupo de síntomas asociados con diferentes patologías”, comenta la especialista en Medicina Interna, aunque se suele relacionar con alguno de estos problemas:

  • Vitaminas B

    Carencia de vitaminas del grupo B

    Según la doctora Martín González es la causa más aceptada. “Se ha atribuido a déficits de diferentes vitaminas, sobre todo de la riboflavina (vitamina B2), pero también del ácido nicotínico (vitamina B3), de la tiamina (vitamina B1) y de la piridoxina (B6). La doctora nos explica que la carencia de estas vitaminas del grupo B “conduce a alteraciones en el metabolismo celular de los tejidos, que pueden causar una estimulación anormal y excesiva, o disminuir el umbral del dolor del nervio periférico”.

  • Neuropatía periférica

    Neuropatía periférica

    “Se piensa que el síndrome de pies ardientes puede ser la fase inicial de la neuropatía que se manifiesta cuando hay deficiencia de vitamina B12, antes de que aparezcan los síntomas neurológicos”, añade.

  • Mala absorción de nutrientes

    Absorción deficiente de nutrientes

    Algunas enfermedades provocan la malabsorción de estos nutrientes en el intestino delgado, como el alcoholismo crónico, el síndrome de malabsorción o la desnutrición.

  • Síndrome del túnel tarsal

    Síndrome del túnel tarsal

    El nervio tibial posterior pasa por una zona cerca del talón y por la planta del pie, llamado túnel tarsiano. Cuando ese nervio se encuentra comprimido, por una inflamación u otra causa, puede causar sensación de ardor, hormigueo…

  • Causas endocrinas

    Causas endocrinas

    “Este trastorno se ve frecuentemente en los pacientes diabéticos y con hipotiroidismo, aunque se desconoce su mecanismo etiológico”, nos comenta la especialista en Medicina Interna. Algunos expertos piensan que la hinchazón que a menudo provoca el desequilibrio en las hormonas tiroideas puede presionar los nervios de los pies. Por otra parte, niveles elevados de azúcar sin tratar durante un periodo prolongado de tiempo pueden dañar los vasos sanguíneos y los nervios, y provocar una neuropatía periférica.

  • Eritromelalgia

    Eritromelalgia

    Se trata de una vasodilatación de las arterias pequeñas de los pies, que causa dolor y un aumento de la temperatura de la piel.

  • Síndrome de gitelman

    Síndrome de Gitelman

    Esta patología se relaciona con bajos niveles de magnesio y potasio, y en algunos pacientes se manifiesta con calor local en algunas zonas del cuerpo como los pies.

  • Herencia genética

    Herencia genética

    Aunque como nos dice la doctora Martín González no se ha encontrado una base genética en esta patología, “existe un trastorno hereditario familiar que se transmite de forma autosómica dominante, que puede causar síndrome de pies ardientes. El cuadro clínico en estos pacientes cursa con dolor bilateral y simétrico en extremidades inferiores sin debilidad, atrofia o deformidad”.

  • Artrosis

    Otras causas:

    “Se ha relacionado con múltiples patologías como la artritis reumatoide, la enfermedad arterial periférica, con traumatismos, o en pacientes en hemodiálisis”.

Cómo se diagnostica el síndrome de Grierson-Gopalan

No es fácil diagnosticar el síndrome de pies ardientes o síndrome de Grierson-Gopalan, porque como nos ha explicado la doctora Martín González “se asocia a un amplio espectro de patologías”. Al no existir, pues, una prueba concreta, el médico internista prescribirá las siguientes pruebas para confirmar o descartar el diagnóstico:

  • Elaborar la historia clínica: el médico, en primer lugar, preguntará al paciente por sus antecedentes personales y familiares de enfermedades.
  • Se realiza una exploración física minuciosa.
  • Una analítica de sangre permitirá evaluar el estado nutricional y posibles déficits vitamínicos.
  • Otras pruebas: “deben individualizarse en función de la sospecha clínica”, señala la doctora Candelaria Martín:
  • Si un paciente tiene antecedentes de alcoholismo, hay que solicitar niveles de vitaminas del grupo B.
  • Si se sospecha que el trastorno está relacionado con el síndrome de malabsorción, se deben realizar pruebas para su diagnóstico, como una endoscopia o una ecografía abdominal, además de analíticas de sangre y heces.
  • Si se sospecha de una neuropatía, requerirá un estudio neurofisiológico, como un electromiograma.
  • Si se cree que hay una causa mecánica, se pueden solicitar pruebas de imagen como una tomografía axial computerizada (TAC) o una resonancia magnética (RM).
Diagnóstico del síndrome de pies ardientes

Tratamiento del síndrome de pies ardientes

El tratamiento del síndrome de pies ardientes va a depender de los resultados de las pruebas anteriores y de las causas responsables de la aparición de este trastorno, pero las alternativas terapéuticas disponibles para aquellos que sufren este molesto problema son:

  • Farmacológico: “las terapias farmacológicas incluyen antidepresivos tricíclicos y agentes estabilizadores de membrana como carbamazepina o gabapentina”, nos dice la doctora Martín González.
  • Calzado: se recomienda a los afectados “que usen zapatos abiertos y cómodos y calcetines de algodón”, aconseja la especialista.
  • Baños de agua fría: los enfermos deben evitar la exposición al calor y pueden sentir un alivio de los síntomas si sumergen los pies en agua fría durante 15 minutos.
  • Otras medidas: “si se identifica la causa del síndrome de pies ardientes se pueden instaurar medidas como suplementación de las vitaminas deficitarias o mejoría del control metabólico de la diabetes mellitus”.
  • Antiinflamatorios: si la causa es una inflamación del nervio que causa compresión “se pueden pautar antiinflamatorios (AINEs) o infiltraciones locales con corticoides y, si estas medidas fallan, se puede realizar una descompresión quirúrgica”, concluye la experta.
Tratamiento del la sensación de ardor en los pies

Cuándo acudir al médico

  • Si a pesar de adoptar medidas como usar calzado amplio y cómodo, o darse baños de agua fría, el ardor no desaparece, o incluso va a más.
  • Si observa que el ardor se extiende también a las piernas.

Creado: 10 de diciembre de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD