PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Adrenalina: deportes para liberarla
Cada día más personas necesitan su dosis de adrenalina para romper con la monotonía. Si eres de los que busca la sensación de placer que produce liberarla, te aconsejamos deportes y actividades para vivir al límite.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

14 Deportes extremos para adictos a la adrenalina

La adrenalina es una hormona que activa el organismo y que consigue, en el momento de liberarse, una gran sensación de sentirse vivo y valiente, así como una predisposición mayor a enfrentarse a situaciones de riesgo. Cuanto más arriesgada sea la acción, más adrenalina se libera, lo que provoca un gran placer que, sin embargo, puede acabar sintiéndose como una necesidad irracional.

Así, muchas personas que realizan deportes extremos afirman que, mientras liberan grandes dosis de adrenalina de forma prolongada (como en el paracaidismo), la sensación es como la de un orgasmo pero de varios minutos.

En muchas actividades no específicamente deportivas se producen altas dosis de adrenalina, pero en los deportes extremos es donde más epinefrina liberan las glándulas suprarrenales. Dentro de estos los más adecuados para secretar esta hormona son:

  • Paracaidismo

    Paracaidismo:

    Consiste en saltar desde un avión y dejarse caer al vacío durante una larga distancia antes de abrir el paracaídas y volar hasta aterrizar en tierra firme. Durante la caída es cuando se siente una constante liberación de la adrenalina que dura alrededor de un minuto.

  • Salto base

    Salto base:

    Se trata de hacer paracaidismo, pero sin saltar desde un avión y sí desde lo alto de rascacielos o de una montaña. En estos casos se puede simplemente hacer un salto y aterrizar o volar como un pájaro con trajes especiales para poder planear a grandes velocidades. Éste es el deporte extremo más peligroso debido a la poca distancia con el suelo o la velocidad a la que se vuela.

  • Alpinismo

    Alpinismo:

    La subida a altas montañas por caminos perfectamente preparados para ello no dispara la adrenalina, ya que ésta se libera cuando las personas entienden que hay dificultades que superar de verdad, como grandes desniveles, pasos en altura, posibilidad de aludes…

  • Escalada o escalada integral

    Escalada o escalada integral:

    La escalada vertical es otro deporte que sirve para producir epinefrina, principalmente generada ante el riesgo de una caída. Por ello, con la escalada integral en la que no se lleva sin ningún tipo de cuerda la cantidad de adrenalina generada es mucho más alta.

  • Heliesquí

    Heliesquí:

    Esta actividad consiste en lanzarse desde un helicóptero que se acerca mucho a la montaña y empezar a esquiar o hacer snowboard desde ese punto. Los principales riesgos que disparan la adrenalina son las caídas en el salto, los posibles golpes al saltar en zonas escarpadas y la posibilidad de aludes debido a las corrientes de aire que genera el helicóptero.

  • Street luge

    Street luge:

    Consiste en dejarse caer tumbado cuesta abajo con una tabla con ruedas semejante a un monopatín pero de mayor tamaño, alcanzando cada vez más velocidad (hasta 120 km/h). La adrenalina se da más con el riesgo de colisionar con los elementos del entorno o con algún coche.

  • Rafting

    Rafting:

    Deporte consistente en bajar en canoa o balsa por aguas revueltas. Habitualmente se realiza en grupos y el temor a caerse con tanto movimiento es lo que produce la dosis de adrenalina. Igualmente se puede hacer descensos individuales en aguas bravas para los más atrevidos.

  • Puenting o bungee

    Puenting o bungee:

    Puede que practicarlo sea la actividad del subidón de adrenalina por excelencia. Aunque su duración es muy breve, durante la caída al vacío la descarga de esta hormona es altísima. La altura del salto y el entorno donde se realizan pueden aumentar esta indescriptible sensación.

  • Tow-in surfing

    Tow-in surfing:

    En esta modalidad el surfista es remolcado a grandes olas y a lugares de más difícil acceso con una moto acuática. La emoción y la epinefrina surgen con el riesgo a las caídas o la posibilidad de una inmersión profunda mientras la marea desplaza al surfista.

  • Slackline

    Slackline:

    Se trata de uno de los deportes extremos más económicos porque sólo requiere comprar una slackline (cinta) que se sujeta a dos puntos y por la que se anda manteniendo el equilibrio. Cuanto más alta esté la cuerda, más descarga de adrenalina sentirá el cuerpo.

  • Snowboard

    Snowboard:

    Los rápidos descensos, los trucos, los saltos… todo lo que da esta modalidad de deporte de invierno es un estímulo para liberar la hormona de la activación y sentirte libre surfeando sobre la nieve.

  • Mountain bike

    Mountain bike:

    Los rápidos descensos, los trucos, los saltos… todo lo que da esta modalidad de deporte de invierno es un estímulo para liberar la hormona de la activación y sentirte libre surfeando sobre la nieve.

  • Kitesurf

    Kitesurf:

    Los vuelos y trucos que se realizan al propulsar el viento la cometa y la tabla sobre las olas, consiguen que el kitesurfista sienta la emoción ante la opción de realizar distintas maniobras de lo más espectaculares o de golpearse contra el mar mientras vuela.

  • Wakeboard

    Wakeboard:

    En este deporte en el que se hace esquí acuático sobre el agua mientras se es remolcado por una lancha, la velocidad y el mar golpeándote en la cara, junto con el riesgo de caerse tanto en el simple desplazamiento como en las acrobacias hace que se libere mucha adrenalina.

Actualizado: 29 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

L. García

Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio
L. García

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD