Squash: ¿El deporte amateur más completo?
El squash está considerado el deporte más completo que puede realizar un deportista amateur. Descubre por qué, sus beneficios para la salud, y qué debes tener en cuenta si quieres empezar a practicarlo.

Qué es el squash, orígenes y consejos

Dos mujeres practican squash
El squash es un deporte de raqueta que se practica en interior, sin duda uno de los más completos que existen.

Actualizado: 4 de diciembre de 2022

Actividad física y diversión en un mismo deporte, dos cualidades tan atractivas como útiles para encontrar la motivación necesaria para animarse a practicar el squash, un deporte de raqueta muy completo a nivel físico que se juega bajo techo en un espacio perfectamente delimitado: 9,75 metros de largo, 6,40 metros de ancho, y una pared frontal con una altura de 4,57 metros.

PUBLICIDAD

Pero ¿qué tiene de especial el squash para que cada día más gente decida practicarlo? Según Patxi de Juan, presidente del Club Squash Valencia, “hay muchos motivos para practicar squash, pero a los que me lo preguntan les digo: ‘cálzate unas zapatillas de indoor, yo te presto una raqueta, y quedamos en la pista’. Si la persona que me acompaña no lo ha practicado nunca, pero tiene un mínimo dominio con la raqueta, hay dos consecuencias claras solo después de la primera media hora: está agotada y se ha divertido. Ahí están los dos motivos fundamentales y por los cuales este deporte es tan adictivo”.

Un aspecto básico del squash es la seguridad. A ojos de un novato se puede pensar que es fácil recibir un raquetazo o un bolazo a una gran velocidad, pero precisamente de lo que se trata es de asegurarse de no golpear a la otra persona. Por eso, cuando el adversario está en la trayectoria ha de gritar “let”, que supone la repetición del punto. En caso de golpear al rival con la pelota o la raqueta, el punto será para el jugador que recibe el golpe.

PUBLICIDAD

Jesús Souto, entrenador con más de 25 años de experiencia, y ahora también director del Club Squash Santiago, comenta que “se puede practicar desde los tres o cuatro años hasta más de 80”, como él mismo comprueba en numerosos torneos a lo largo del mundo. Esto lo convierte en un deporte muy atractivo, ya que se puede practicar incluso en familia como un hobby compartido.

Pelota y raqueta de squash

Orígenes del squash

Los orígenes del squash se remontan a la Inglaterra de principios del siglo XIX, concretamente en la prisión de Fleet, en Londres, donde los presidiarios se entretenían estrellando una pelota golpeada con una raqueta contra las paredes del patio; así crearon el rackets. Entre 1820 y 1830 este juego llegó a la escuela Harrow, donde se adaptó al usar una pelota pinchada que ofrecía una mayor dificultad y variedad de golpes que suponían un mayor esfuerzo físico.

PUBLICIDAD

En 1864 fue considerado ya como un nuevo deporte y se construyeron las primeras canchas de squash. Poco a poco, esta actividad con un origen tan humilde fue evolucionando hasta lo que conocemos hoy en día.

Consejos para practicar squash

A la hora de practicar squash se han de seguir dos pautas comunes a cualquier otra actividad deportiva. En primer lugar, antes de iniciar el juego, es imprescindible hacer un adecuado calentamiento de al menos 10 minutos, para preparar la musculatura y adaptarla al trabajo que se va a llevar a cabo. Para ello, se pueden realizar suavemente movimientos típicos del juego, o también estiramientos que tensen y destensen el músculo y lo preparen para llegar a su tope de esfuerzo.

Y no hay que olvidar que tras acabar el partido o el entrenamiento de squash hay que dedicar un mínimo de 10 minutos a realizar estiramientos. El objetivo, tanto del calentamiento como de los estiramientos, es prevenir las lesiones musculares tan habituales en la práctica deportiva.

PUBLICIDAD

Cualquier persona puede iniciarse en el squash, pero para ello es recomendable seguir el consejo que nos da el presidente del Club Squash Valencia, Patxi de Juan: “es importante que se vaya acompañado de alguien que conozca bien este deporte: que le enseñe sus reglas básicas, el material que más le conviene, las precauciones necesarias para no herirse ni herir al contrario, la hidratación, y la forma de calentar al principio y estirar al final”.

Mujer ejecutiva un golpe de squash
Un calentamiento previo de 10 minutos previene lesiones en el squash.

¿Qué has de hacer si ya juegas al squash desde hace tiempo pero deseas perfeccionar tu habilidad técnica, tu táctica y tu capacidad física y psicológica? Todos los expertos están de acuerdo en la importancia de encontrar un buen entrenador ya que, como afirma Margaux M. Pitarch, seleccionadora española de squash, será la mejor ayuda “si se quieren evitar malas costumbres como posturas incorrectas, agarre de la raqueta diferente, movimientos complicados, así como conocer el reglamento. Además, el squash es un deporte en el que tanto la parte física como la técnica se pueden practicar perfectamente dentro de la pista con ejercicios correctos”. Asimismo, no hay que olvidar que es esencial dedicar tiempo, esfuerzo y constancia si se quiere llegar a un gran nivel.

PUBLICIDAD

Por último, una recomendación de vital importancia que nos aporta Patxi de Juan para jugar al squash es que “una condición física normal y una alimentación adecuada permiten una práctica habitual y saludable”.

Creado: 28 de octubre de 2014

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD