PUBLICIDAD

Bádminton
El bádminton es un deporte de raqueta que gana adeptos en España tras los triunfos de Carolina Marín, pero también por ser una actividad divertida y con varios beneficios para la salud física y emocional. Descubre cómo practicarlo.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Qué es el bádminton y cómo se juega

Bádminton

El bádminton es un deporte de raqueta que se puede jugar de manera individual o por parejas, tanto en pista cubierta, como descubierta, y que presenta la peculiaridad de que lo que golpean los contendientes no es una pelota, sino un curioso objeto de forma cónica elaborado con corcho y plumas –naturales o sintéticas– que se conoce como volante o pluma.

Hasta hace unos años era un deporte minoritario en España, pero se ha popularizado tras la aparición de la jugadora española Carolina Marín en los medios de comunicación por sus cuatro victorias en los europeos, su oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y, sobre todo, por haberse convertido en la primera jugadora que consigue vencer en tres campeonatos mundiales de este deporte, dominado hasta entonces por deportistas chinos, coreanos o indonesios.

El hecho de que la mejor jugadora de bádminton de la historia haya nacido en nuestro país ha incrementado significativamente la cantidad de personas que lo practican, tanto jóvenes como mayores. Como afirma Carlos Longo Esteban, director técnico y responsable del Centro Andaluz de Entrenamiento perteneciente a la Federación Andaluza de Bádminton, “se ha notado un aumento de practicantes principalmente en Huelva, la ciudad natal de Carolina”. El Centro Superior de Deportes de España en sus diferentes memorias informa de que en el año 2013, el previo a que la deportista onubense ganase su primer mundial, había 6.804 licencias, mientras que tras su victoria en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016, la cifra alcanzó las 7.789 licencias, y no para de crecer. A pesar de que no parece un gran incremento, Longo Esteban explica que “en realidad son muchas más personas jugando al bádminton, ya que en este número no se engloban las escolares”.

Bádminton

Y es que en las escuelas, en las clases de Educación Física, cada vez más niños y adolescentes practican bádminton o se empiezan a interesar por este deporte, e incluso ya hay algún gimnasio que lo ha incluido en sus programas de entrenamiento, por lo que su verdadera repercusión se apreciará en unos años, gracias a todas las personas que actualmente lo practican sin estar federadas.

Orígenes del bádminton

El bádminton constituye un deporte de masas en India, donde precisamente tiene su origen. Allí se llamaba ‘Poona’, en honor a la ciudad donde se empezó a practicar. Al ser una colonia británica, los soldados británicos pudieron aprenderlo y llevarlo a su tierra natal, donde consiguieron que el duque de Beaufort se aficionase, e indirectamente fuese el artífice del cambio de nombre ya que su finca, donde se jugaba, se llamaba Badminton House. Sin embargo, otros historiadores consideran que el origen de este deporte está en China, en un juego denominado ‘battledore’.

Sea como fuere, en 1873 se creó el primer club en Inglaterra, y pocos años después se empezó a jugar en EE.UU. y Canadá. Para entender su rápido crecimiento basta decir que en 1910 existían alrededor de 300 clubes, y en menos de una década ya había 9.000. Todo este volumen debía ser regulado, y para ello se creó en 1934 la Federación Mundial de Bádminton. Finalmente, en 1992 fue introducido en el programa olímpico.

Cómo se juega al bádminton

El bádminton es un deporte de raqueta, individual o de dobles, que consiste en pasar el volante o pluma (como se conoce a la pelota de bádminton) por encima de la red, hasta que uno de los dos contendientes no es capaz de devolverla a la zona de su oponente. Así irán sumando puntos para ganar dos juegos o sets de 21 puntos, y siempre con un mínimo de dos puntos de diferencia entre los deportistas. Sólo se puede ganar por un punto de diferencia si se llega a empate a 29, y en este caso ganará el juego quien consiga el punto 30.

Cómo se juega al bádminton

Cada vez que uno de los deportistas consigue un punto, empezará sacando en el siguiente. Además, al terminar cada set los jugadores intercambiarán la parte de la pista, salvo en el caso de que haya un tercer juego, en cuyo caso lo harán en el momento en el que uno de los dos consiga 11 puntos.

En el momento del saque, tanto el servidor, como el receptor, han de estar dentro de las zonas de saque en el lado opuesto de su mitad de la pista, con ambos pies en el suelo, y el volante se tiene que golpear por debajo de la cintura con el mango apuntando hacia abajo para que el saque se considere válido. Una vez que pase la red, tiene que ir a la zona de saque del lado del receptor, pudiendo golpear en las líneas. Cuando el sacador empieza el set o lleva un número par de puntos, sacará desde el lado derecho, mientras que utilizarán el izquierdo cuando lleve un número impar de puntos.

Los puntos se sumarán cuando el volante toque el suelo dentro de los límites de la pista, cuando se quede en la red, cuando no pase por encima de la red, si golpea al adversario o a cualquier objeto o infraestructura –como paredes o techo–, también si lo golpea dos veces seguidas el mismo deportista –o su pareja en el caso de dobles–, si alguien toca la red o invade el campo del adversario con el cuerpo o la raqueta –se considera falta del que lo hace–, y si se distrae al rival cuando va a golpear con gritos o gesticulando.

Como golpes básicos del bádminton podríamos hablar de los ofensivos (clear –golpear fuerte por encima de la cabeza hacia el fondo de la pista–, smash o remate –golpe definitivo hacia abajo–, y drop o dejada alta –hecho desde el fondo de la pista para dejarla cerca de la red–) y los defensivos (drive –horizontal y largo–, lob –al fondo de la pista para alejar al contrario– y dejada –dejarla cerca de la red–).

Actualizado: 12 de Noviembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD