PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Carboxiterapia
Las infiltraciones de dióxido de carbono bajo la piel son eficaces para combatir la celulitis, la grasa localizada o la flacidez. Descubre los efectos terapéuticos de la carboxiterapia, sus contraindicaciones y cómo se aplica.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Beneficios de la carboxiterapia y contraindicaciones

Beneficios de la carboxiterapia y contraindicaciones

La carboxiterapia mejora la circulación sanguínea y hace que la piel aparezca más tersa y rejuvenecida.

Mediante la aplicación del dióxido de carbono (CO2), gracias a un tratamiento de carboxiterapia nuestro organismo segrega catecolaminas, serotonina e histamina, todas ellas neurotransmisores que permiten la relajación del tejido subcutáneo y una dilatación vascular. El resultado es un aumento del torrente sanguíneo y, por tanto, una mayor oxigenación de la zona tratada.

Como consecuencias directas de esta mejora en nuestra circulación sanguínea tenemos la reducción de la grasa acumulada y, por consiguiente, de la celulitis, así como de las marcas de estrías y cicatrices. En definitiva, como principal beneficio estético de la carboxiterapia podemos decir que los tejidos presentan una mayor firmeza, con lo que la piel parecerá más tersa y rejuvenecida.

Efectos secundarios y contraindicaciones de la carboxiterapia

Pero no todo son ventajas, ya que este tipo de tratamientos también conlleva una serie de efectos secundarios menos positivos e, incluso, hay personas para las que no está recomendado en absoluto. Entre otros, la carboxiterapia está contraindicada en aquellos que padezcan problemas hepáticos, respiratorios (incluyendo el asma o el resfriado común), cardíacos y renales. Tampoco deben recurrir a ella los enfermos de cáncer y diabetes, quienes tengan algún tipo de infección en las zonas que vayan a tratarse, o las mujeres embarazadas, lactantes o con el período.

Además de esto, es importante tener en cuenta que, sobre todo en el caso de las infiltraciones, el paciente puede sentir dolor en la zona en la que se realizan los pinchazos. También es posible que sienta hormigueos, sensación de calor y frío, o que aparezcan hematomas o infecciones en la piel tras la aplicación de la carboxiterapia.

Actualizado: 23 de Mayo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD