PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Parkour
Seguro que de pequeño hacías mucho ejercicio jugando en la calle. Saltabas, corrías, trepabas por obstáculos… No había límites, sino oportunidades. Esta es la base del parkour. Conócelo, y vuelve a entrenarte como antes.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Entrenamiento para parkour: cómo aprender y mejorar tu técnica

Para practicar parkour hay que tener una buena capacidad tanto aeróbica (mejorable con  actividades como el running, o el ciclismo), como anaeróbica (que puedes aumentar a través de, por ejemplo, el levantamiento de pesas).

Con el entrenamiento general en marcha llega el momento de centrarse en aprender a hacer parkour y mejorar su técnica. De este modo, se puede dividir en varias partes:

  • Saltos

    Saltos

    Los escalones de un edificio son un lugar adecuado para iniciarse por sus diferentes niveles. Subir uno o dos escalones parece sencillo de un salto, pero antes de avanzar a un peldaño más se tiene que ser capaz de hacer diez repeticiones aterrizando con los dedos de los pies. Llegar a tres o cuatro escalones es tener buen nivel de salto, mientras que cinco o seis indican una gran capacidad. Para practicar saltos de obstáculos lo mejor es salir a la calle y buscar alguna barandilla que no sea muy alta y sea fácil de agarrar. En ella se podrán ir practicando los movimientos del parkour, sin que suponga un gran desafío.

  • Aterrizajes

    Aterrizajes

    Manejar una buena técnica de recepción puede marcar la diferencia entre lesionarse o no. A cualquier altura se pueden ensayar, no es necesario forzar la situación para hacer un aterrizaje básico, o uno de rotación; por tanto, al empezar en el parkour se deben hacer casi a nivel de suelo hasta que se domine la técnica, y se pueda ir ganando altura y longitud de salto.

    El traceur debe abrir las piernas a la altura de los hombros, cayendo con la punta de los pies para amortiguar el impacto, y sin doblar las rodillas más de 90 grados. Al añadir dificultad se podrán utilizar las manos para que ayuden a frenar el cuerpo al estar inclinado hacia delante.

    El movimiento de rotación es fundamental para cualquier trazador, ya que ayudará a evitar caídas. Consiste en dar una voltereta en diagonal utilizando un brazo de primera amortiguación contra el suelo antes de dar paso al omoplato. No se debe entrar nunca directamente con el hombro, para reducir el riesgo de sufrir roturas de clavícula.

  • Elevación a pulso

    Elevación a pulso

    Para trabajarlo lo ideal son las dominadas. Poco a poco, se irán aumentando las repeticiones y el límite de hasta donde se sube, girando las manos para poder tener la barra por debajo de la cadera.

  • Caminar sobre muros

    Caminar sobre muros

    Aquí el equilibrio es básico. Es importante aprender a estabilizarse sobre una pierna y luego sobre la otra. Posteriormente se debería hacer en superficies más irregulares para que resulte más complejo, y también con las dos piernas. Finalmente, se pasa a la calle, a andar por lo alto de murallas; siempre empezando por las más bajas para adquirir confianza.

Llegar a un buen nivel de parkour no es fácil, ni rápido. Requiere mucho entrenamiento, así como hacerlo con regularidad para interiorizar cada nuevo movimiento sin olvidar los anteriores.

Actualizado: 22 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

L. García

Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio
L. García

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''

PUBLICIDAD