PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Parkour
Seguro que de pequeño hacías mucho ejercicio jugando en la calle. Saltabas, corrías, trepabas por obstáculos… No había límites, sino oportunidades. Esta es la base del parkour. Conócelo, y vuelve a entrenarte como antes.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Qué es el parkour y cuáles son sus movimientos básicos

“La calle es mi gimnasio”. Es una de las frases que más se asocian al parkour, y es que es precisamente en ese entorno –urbano o natural– donde los ejercicios tienen lugar en esta disciplina. El objetivo que se persigue es que el traceur o trazador –la persona que realiza parkour– utilice cualquier habilidad motriz para desplazarse de la manera más rápida, segura y eficiente posible.

Se ha extendido la creencia de que el parkour es sinónimo de realizar actividades peligrosas, como saltar de una casa a otra, o hacer complicadas acrobacias que pueden llegar a rozar el absurdo –como bajar de una acera dando un salto mortal–, sin embargo, estas acrobacias son complementos que hacen del parkour un deporte mucho más completo y llamativo, que consiste, por tanto, en el desplazamiento corriendo, saltando, trepando, o reptando.

El reto se produce cuando se va subiendo el nivel y los recorridos son cada vez más complejos, además de que los movimientos pasan a ser más limpios y espectaculares.

Movimientos básicos del parkour

Los traceur han ido perfeccionando y ampliando el registro de formas de superar los diferentes obstáculos, en busca siempre de la mayor efectividad y rapidez posible. Los movimientos más habituales en parkour se pueden clasificar en cuatro grandes grupos:

  1. Desplazamientos

    Los movimientos más característicos de este grupo son:

    • Pasavallas: apoyando una mano en el obstáculo hay que evitarlo con un salto rápido, aunque también se hace con las dos manos. Si una vez que pasas la valla con las piernas apoyas la segunda mano, se convierte en el movimiento conocido como ‘ladrón’.
    • Gato: otro movimiento clásico en el que se salta apoyando las dos manos en el obstáculo y pasando las piernas entre ellas.
    • Rompemuñecas: es como el gato, pero pasando primero las piernas estiradas y luego apoyando las manos.
    • Reverso: supone esquivar el obstáculo por encima de él dando un giro en el que el cuerpo acaba mirando en la dirección opuesta a la que se empezó. Se puede hacer con una o dos manos.
  2. Saltos

    Son uno de los elementos más difíciles y más peligrosos en parkour. Los más habituales son:

    • De precisión: en el que sin carrerilla –con uno, o ambos pies– se trata de saltar a un punto que sea estrecho, como desde lo alto de un muro a otro. Si están a diferentes alturas se llama ‘distensión’.
    • Salto de brazo: el más habitual antes de trepar porque supone que tras el salto se coge la parte alta de un obstáculo.
    • Salto de fondo: consiste en desplazarse hacia abajo a una amplia superficie. Si la altura o la longitud saltada es considerable, es adecuado utilizar una rotación para aterrizar.
  3. Aterrizajes o recepciones

    Tras un salto, es necesario trabajar la caída para evitar lesiones, inmediatas o a medio-largo plazo, a consecuencia de los impactos. Por ello, es bueno conocer las más habituales:

    • Recepción básica: evitando que los talones golpeen el suelo, para tener más amortiguación se debe repartir el peso del impacto por el cuerpo, manteniendo las rodillas parcialmente flexionadas y la espalda inclinada hacia delante.
    • Rotación: útil cuando la básica no se controla por la velocidad o la altura del salto. La posición es similar, pero se tiene que voltear el cuerpo utilizando como punto de apoyo el omoplato.
    • Recepciones con los brazos: después del salto del brazo hay que utilizar las piernas para que sirvan de freno y evitar el impacto contra el obstáculo; además, estando flexionadas ayudarán a iniciar la escalada. Si se salta utilizando una “rama” (algo a lo que agarrarse por encima de la cabeza) se debe dejar que el cuerpo se balancee.
  4. Otros movimientos

    El parkour va más allá de los saltos y las recepciones. Por eso, tiene que haber una categoría para todos estos movimientos:

    • Grimpeo: escalada de terraplenes, muros, o árboles.
    • Tictac: utilizando elementos del propio entorno saltar obstáculos. Por ejemplo, con la ayuda de un banco del parque se puede saltar la valla.
    • 180: apoyándose en un objeto dar un giro de 180 grados donde se acaba colgado y sujeto por las manos. El hecho de descolgarse se llama ‘liberado’, y existe la variante en la cual en la caída se hace otro giro para situarse de cara al recorrido y ganar tiempo.
    • Laché: estando colgado de una “rama”, pasar a otra.

Actualizado: 25 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

L. García

Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio
L. García

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

20%
se reduce el riesgo de estrés si te desplazas en bicicleta a trabajar o a estudiar
'Fuente: 'l Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)''