PUBLICIDAD

Mente y emociones
Dependencia emocional
Existen relaciones de pareja o familiares con un grado tan alto de dependencia que, tarde o temprano, derivan en una situación asfixiante, en donde falta libertad interior. Te explicamos cómo superarlo con inteligencia emocional.
Escrito por Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y experta en coaching

Qué es la dependencia emocional

Pareja encadenada

Todo ser humano debe apostar por su propia autonomía e independencia desde un punto de vista emocional.

Desde un punto de vista filosófico, todo ser humano es único e irrepetible, es decir, cada persona es individual más allá de su carácter relacional. La verdadera felicidad en la vida reside en encontrar el equilibrio que surge de poder estar bien con uno mismo, cultivar los momentos de soledad, y también, tener relaciones sociales de amistad, familia y amor. En esencia, todo ser humano debe apostar por su propia autonomía e independencia desde un punto de vista emocional para vivir.

Sin embargo, existen situaciones en las que se produce el efecto contrario. Existen parejas que tienen un alto grado de dependencia emocional o también, existen madres que tienen tal apego hacia sus hijos que se asustan ante la idea de que los niños crezcan, también se puede producir una dependencia emocional respecto del trabajo, e incluso existen adicciones como el tabaco, el alcohol, el juego… Toda adicción es una dependencia que limita tu vida. En cualquier tipo de dependencia, la persona intenta cubrir de esta forma, al volcarse en otra persona o actividad, otros vacíos que tiene dentro de sí misma. Pero en vez de afrontarlos, desvía su foco de atención hacia un bien, en apariencia, más gratificante.

“Toda persona es individual, por tanto, es importante desarrollar la autonomía emocional y afectiva”

Sin embargo, toda dependencia, como indica su propio nombre, tarde o temprano deriva en una situación asfixiante, en donde falta libertad interior. ¿Cuáles pueden ser los síntomas de un problema de codependencia emocional? Baja autoestima, cambios bruscos de estado de ánimo, miedo al cambio, idealización excesiva de otra persona, baja tolerancia hacia la frustración y un bajo concepto de sí misma, incapacidad para poner límites en ciertas relaciones y decir no…

Supera la dependencia con inteligencia emocional

Las personas dependientes no viven de verdad su propia vida porque se centran de una forma desmedida en los demás. Por tanto, conviene tomar conciencia de que el tiempo pasa y no vuelve. Utiliza la inteligencia emocional. Vive tu vida, incluye a los demás en tu mundo, comparte, déjate conocer, ama en libertad, crece como persona, evoluciona… Pero no quieras fusionarte hasta el extremo con la personalidad de otra persona por mucho que le admires, porque además de ser imposible, este camino solo causa dolor e infelicidad: tú eres el centro y motor de tu vida.

Actualizado: 27 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

53%
de las personas que sufren estrés continuado desarrollan una enfermedad física o psíquica, o un trastorno emocional
'Fuente: 'VII Estudio CinfaSalud Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés''