PUBLICIDAD

Mente y emociones
Sexo y deporte
¿Cómo interaccionan sexualidad y deporte cuando los combinamos? Averigua cómo puede mejorar tu vida sexual si realizas ejercicio regularmente, y cómo afecta un encuentro erótico al rendimiento deportivo.
Escrito por María Jiménez Albundio, Psicóloga y sexóloga clínica especialista en infertilidad

Cómo afecta el deporte a las relaciones sexuales

¿Pueden la sexualidad y el deporte ir de la mano? ¿Cuáles son los resultados de este batido energético? En las próximas líneas vamos a tratar dos puntos esenciales para averiguarlo, teniendo en cuenta cómo las actividades deportivas suaves y prolongadas actúan sobre la vida sexual de los individuos, y cómo los encuentros sexuales pueden influir sobre la productividad en las pruebas deportivas.

Parece claro que practicar deporte de intensidad moderada de forma regular mejora de manera significativa el estado de salud físico y mental de las personas, y precisamente estas son las dos premisas básicas para gozar de una adecuada salud sexual, favoreciéndola así de manera incuestionable.

De esta forma, acabamos de despejar la primera incógnita, y ahora te explicaremos con más detalle los beneficios del ejercicio físico que contribuyen a mejorar la calidad de las relaciones sexuales:

1. Mejor salud cardiovascular, mejores erecciones

Evidencias científicas indican que un entrenamiento mesurado ayuda a nuestro corazón a mantenerse en plena forma. Uno de los fenómenos fisiológicos más importantes que se producen durante la función sexual es la dilatación de los vasos sanguíneos, aportando un flujo importante de sangre a determinadas zonas involucradas en este proceso. Éste fenómeno es el responsable de la respuesta eréctil de algunas regiones, como el pene o el clítoris, por lo que es fácil pensar que el deporte nos ayudará a prevenir la aparición de problemas asociados a la disfunción eréctil en los varones y a mejorar la experiencia sexual en el caso de las mujeres.

2. Controlar los trastornos metabólicos, facilitar la excitación

La práctica moderada de actividades deportivas también ayudará a controlar los niveles de insulina producidos por nuestro organismo. Teniendo en cuenta que enfermedades metabólicas tan prevalentes como la diabetes mellitus pueden inducir determinados trastornos sexuales asociados mayoritariamente a la fase de excitación (disfunción eréctil, o problemas de lubricación), vigilar dicho aspecto será otro argumento importante para incrementar nuestra actividad física.

3. Potencia tu aparato respiratorio… y tu resistencia sexual

¿Y qué pasa con nuestra respiración? El funcionamiento de nuestros pulmones va a verse positivamente influenciado si nos movemos asiduamente, inervando de sangre y oxígeno todos los órganos de nuestro cuerpo. Esta ventaja se maximizará si aprendemos a controlar este proceso, siendo un gran aliado en nuestro día a día, y aumentando nuestra resistencia en el terreno sexual.

4. Cuestión de peso, cuestión de deseo

He aquí otra razón muy importante para practicar deporte: la pérdida de calorías. Mantenernos en forma va a brindarnos múltiples ventajas, y es que por un lado vamos a mejorar nuestra salud en general al evitar el sobrepeso y la obesidad y, por otro, nos vamos a sentir más atractivos, ágiles y flexibles, aumentando el deseo y las posibilidades amatorias. ¡Quién sabe, quizá esto te permita probar con esa postura del kamasutra que creías imposible!

5. Tono muscular: bíceps y vaginas tonificadas 

Llegados a este punto, cabe recordar lo cachas que nos vamos a poner en el gimnasio o, lo que es lo mismo, cómo nuestros músculos van a experimentar un aumento de masa relevante. ¿Ya sabes cómo podrás aprovechar toda esa fuerza y energía que te brindará el entrenamiento? Este punto va a ser especialmente interesante para las mujeres, porque el fortalecimiento de los músculos pelvianos nos ayudará a recuperar la tonicidad vaginal, y también contribuirá a la prevención de la incontinencia urinaria, e incluso estimulará nuestro apetito sexual. ¿Qué más se puede pedir?

6. Cuestiones emocionales: activa tu placer

Como ya hemos señalado, practicar deporte no solo influye de manera significativa sobre nuestra salud física, sino que también juega un papel esencial sobre nuestro bienestar emocional. Las encargadas de hacernos sentir bien, controlar el estrés, y elevar nuestra libido, serán las archiconocidas hormonas, unas sustancias segregadas por distintas células de nuestro cuerpo cuya liberación podemos propiciar al practicar ejercicio. En esta ocasión destacaremos la función que desempeñan las endorfinas, (haciéndonos más felices), la dopamina (motivándonos y activando el placer), o la serotonina (controlando y equilibrando nuestro estado de ánimo).

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

67%
de los pacientes con disfunción eréctil padece obesidad
'Fuente: 'Boston Medical Group''