PUBLICIDAD

Lubricantes sexuales
Existe una amplia gama de lubricantes íntimos con propiedades como facilitar la penetración o potenciar el orgasmo, que te pueden ayudar a disfrutar más del sexo. Te decimos cómo elegir y usar el más adecuado para tus relaciones.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Qué son los lubricantes sexuales y cómo se usan

Lubricantes sexuales

Los lubricantes sexuales son geles empleados en los momentos íntimos, cuya función es hacer que la vagina o el ano se encuentren más húmedos para que la penetración resulte más suave y fácil, con el fin de conseguir un encuentro sexual más placentero. Aunque muchas personas asocian su uso a etapas como la menopausia –en la que la lubricación natural desciende a causa de la pérdida de estrógenos–, estos geles pueden dar mucho juego a cualquier edad y se puede disfrutar de sus ventajas tanto en solitario, como en compañía.

En ocasiones, debido a la edad o al uso de anticonceptivos hormonales, entre otros factores, la lubricación natural femenina es menor, y en estos casos la mujer –y también su pareja–, no disfruta plenamente del sexo, pues la penetración le causa molestias, dolor (dispareunia), e incluso pequeños sangrados derivados de la fricción excesiva.

El empleo de lubricantes también puede ser beneficioso en los casos en los que el pene es muy grande. Además de facilitar la penetración, estos productos son muy recomendables en las relaciones con preservativo, pues minimizan la fricción y el riesgo de rotura, por lo que su uso reduce el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual y de embarazos no deseados. Por ello, incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha indicado la importancia de usarlos de manera conjunta durante los encuentros sexuales.

En el caso del sexo anal, al tratarse de una zona que no cuenta con un sistema de lubricado natural, se hace necesario el uso de geles íntimos para conseguir una penetración satisfactoria.

Igualmente, el uso de juguetes sexuales para la masturbación, o como complemento de las relaciones íntimas, siempre debe acompañarse de un lubricante para hacerlo más agradable.

Cómo se aplican los lubricantes sexuales

La sexóloga Norma Ageitos, de la Asociación Estatal de Profesionales de Sexología (AEPS), recomienda utilizar poca cantidad de producto y aplicarlo de manera manual en la zona que será penetrada, o sobre el objeto con el que se realice dicha penetración (dedos, pene, juguetes sexuales, preservativo colocado…).

También explica que una buena práctica es incluir la aplicación de este gel como parte de los juegos eróticos, como sexo oral, masturbaciones o masajes mutuos, que conseguirán una excitación que, junto con el propio lubricante, os llevará a tocar el cielo.

Actualizado: 2 de Noviembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD