PUBLICIDAD

Mente y emociones
Síndrome de Münchhausen
Las personas con síndrome de Münchhausen simulan deliberadamente los síntomas de una enfermedad para recibir atención médica o ser hospitalizados. Llegan incluso a autolesionarse y a ingerir tóxicos.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Diagnóstico del síndrome de Münchhausen

Hay que tener en cuenta que los síntomas presentados por el paciente con síndrome de Münchhausen no son exclusivos, ya que pueden presentarse en otros trastornos. Así, para establecer un diagnóstico claro hay que descartar otras patologías con características similares, como en el caso de los trastornos psicosomáticos, también denominados somatoformes, donde existen síntomas físicos sin que medie enfermedad médica que lo explique, tal es el caso del trastorno de somatización.

La diferencia principal entre ambos, es que en este último sí existe una sintomatología física real, no simulada, aunque de origen desconocido. Lo mismo ocurre en el trastorno de hipocondría, en el que la persona tiende a exagerar unos síntomas que cree tener, mientras que en el síndrome de Münchhausen, a pesar de las quejas continuas, no existen síntomas orgánicos y el paciente es totalmente consciente de que sus síntomas son simulados.

Como se ha indicado, una de las características principales de este síndrome es la “simulación”, una falsedad de la realidad de forma voluntaria, pero que hay que distinguir de la verdadera intención de engañar de un simulador, que actúa así para conseguir algún beneficio o evitar alguna obligación; igualmente hay que diferenciarlo de la mitomanía -en la que al paciente también se le denomina mentiroso patológico-, ya que el mitómano no busca engañar para lograr un estatus de enfermo ni su hospitalización.

En el trastorno límite de personalidad se produce un cambio continuado de síntomas en el tiempo, acudiendo a distintos médicos en busca de un diagnóstico que nunca llega pero, a diferencia del síndrome de Münchhausen, en el primero además se dan síntomas diferenciales como son los sentimientos de vacío e inutilidad, las dudas sobre su identidad, o las conductas extremas que llegan a poner en riesgo la vida del paciente.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD