PUBLICIDAD

Erotomanía, obsesión por un amor ficticio

Creer que una persona está enamorada de ti, aunque ni siquiera te conozca, es la principal característica de la erotomanía o delirio de Clérambault, un trastorno delirante y obsesivo que causa ansiedad y angustia en los afectados.
Amor ficticio, concepto

Obsesionarse con que alguien está enamorado de ti puede derivar en un trastorno mental.

Qué es la erotomanía o delirio de Clérambault

Seguro que has oído hablar de algún caso de un individuo convencido de que su admiración o amor hacia un famoso, o cualquier persona anónima –generalmente de clase social superior–, era recíproco, y esta idea se mantenía incluso aunque el objeto de su devoción hubiera expresado una tajante negativa al respecto, o ni siquiera hubiera tenido contacto con él o ella. Esta creencia de que otro sujeto está locamente enamorado de ti puede llegar a ser patológica, y convertirse en lo que se conoce como trastorno de erotomanía o delirio de Clérambault.

La erotomanía fue descrita por primera vez por el médico Jacques Ferrand, sin embargo, el término no se acuñó hasta que el psiquiatra Gaetan Gatian de Clérambault dio a conocer su interpretación en el siglo XIX. Clérambault describe este trastorno como una ilusión delirante de ser amado, y fija tres fases que se dan durante el trastorno: la esperanza –donde se da una relación casi mística con el sujeto de amor–, el despecho –el afectado se da cuenta de que no existe tal amor, o cree que ya se ha acabado–, y el rencor –se pasa del amor al odio hacia el otrora ser amado–.

“La eromanía es una forma de delirio paranoico, en la que la persona cree que posee una relación de amor muy poco probable, con una persona vinculada al ámbito de la fama o el prestigio”

El psicólogo Sergio Lacamara Cano, del Centro de Referencia Estatal de Atención Psicosocial, aclara que en el delirio de Clérambault el individuo está convencido de que otro sujeto está enamorado de él: “se trata de un amor romántico idealizado, de una unión espiritual fuerte, más que una mera atracción sexual. Es una forma de delirio paranoico, en la que la persona cree que posee una relación de amor muy poco probable, con una persona vinculada al ámbito de la fama o el prestigio”.

Un delirio asociado al fenómeno fan

Los afectados piensan que las cosas que hacen o dicen los sujetos por los que ellos creen ser amados son mensajes subliminales dirigidos hacia ellos como muestra de amor encubierta, y es muy común que ante una negativa o rechazo por parte de estas personas ellos atribuyan su comportamiento a la vergüenza, o a cualquier otra excusa que les haga mantenerse en su idea. Afortunadamente, son muy pocos los casos conocidos de este trastorno, según el Dr. Lacamara, y aunque según explica no está muy claro, algunos estudios cifran su incidencia en un 0,2% de la población.

Fenómeno fan
Los fans de los artistas pueden llegar a desarrollar la erotomanía.

Es un problema que también suele estar relacionado con el fenómeno fan y, de hecho, uno de los casos más sonados fue el intento de asesinato de Ronald Reagan llevado a cabo por John Hinckley Jr., que sufría un trastorno erotomaníaco hacia la actriz Jodie Foster, y que pretendía ‘demostrarle su amor’ con este acto, pues estaba convencido de que ella también le correspondía.

Síntomas de la erotomanía: ¿qué puede determinar esta obsesión?

Este problema puede presentarse, según el Dr. Lacamara en distintas estructuras patológicas, como un trastorno delirante, esquizofrénico o esquizoafectivo. Las diferentes investigaciones que se han hecho sobre este trastorno coinciden en que es ligeramente más común en las mujeres que en los hombres, y suele empezar de media sobre los 40 años de edad.

Según nos ha explicado el Dr. Lacamara, existen componentes genéticos, ambientales y azarosos en la aparición de este trastorno, y puede ser un síntoma de defensa que permite que el afectado pueda soportar un mundo que considera hostil y ajeno. En la práctica, las personas que padecen este delirio suelen tener una vida compleja, depresiva, llena de soledad y estrés, o han pasado por situaciones de abuso previo, y esta es la manera que encuentran de canalizar sus problemas y frustraciones.

Erotmanía, obsesión
Las redes sociales propician el contacto entre desconocidos, propiciando la erotomanía.

La erotomanía puede darse de manera repentina o ir surgiendo poco a poco, y puede durar incluso años. Los casos más comunes son hacia personas más mayores, de una posición social más alta o con cargos, como puede ser un jefe, un profesor, o incluso un personaje famoso, y las redes sociales propician este problema, pues eliminan algunas barreras y permiten observar y contactar con alguien que no conocemos.

Los síntomas más característicos del delirio de Clérambault son:

  • Amor centrípeto: el afectado siente que es amado por otra persona de manera incondicional, aunque nunca hayan hablado o no se conozcan.
  • Automatismo mental: un conjunto de síntomas definidos por el propio Clérambault y que incluye una incapacidad de controlar los recuerdos y pensamientos, así como alucinaciones en el paciente, que no las percibe como tal.
  • Enturbiamiento de la conciencia: aparición de recuerdos confusos, abstracciones o vacío de pensamiento.
  • Paranoia: los individuos con erotomanía sacan sus conclusiones e interpretan lo que acontece a su alrededor de manera subjetiva y alejada de la realidad, sin embargo, el resto de sus relaciones sociales son normales.

El entorno del erotomaníaco, clave para identificarlo y poder tratarlo

Los afectados por la erotomanía no se dan cuenta realmente de lo que les está ocurriendo, por lo que no suelen pedir ayuda y, si lo hacen, es por la angustia y ansiedad que les genera la situación. Las personas de su alrededor, tanto familiares como amigos, son claves en el diagnóstico de este trastorno mental, pues son los que pueden, según el Dr. Lacamara, proporciona al paciente un ambiente de confianza para que pueda pedir ayuda a profesionales mentales, que serán los que le ayudarán a comprender lo que le está pasando.

El tratamiento del delirio de Clérambault implica la prescripción de antipsicóticos o antidepresivos, así como psicoterapia y terapia cognitivo conductual

El tratamiento del delirio de Clérambault implica la prescripción de fármacos, como antipsicóticos o antidepresivos, así como psicoterapia y terapia cognitivo conductual. Según el Dr. Lacamara, las claves de intervención tienen que estar en un buen análisis, en la lucha contra el muro de la negación, en hacer despertar la esperanza, en reencontrar significados positivos y alejarse de la alienación, y para ello se deberá contar con figuras como psicólogos, terapeutas ocupacionales, enfermeros, psiquiatras, o educadores sociales, entre otros.

depresion
Los antipsicóticos y los antidepresivos son algunos de los fármacos para tratar la erotomanía.

La erotomanía con un buen tratamiento y un apoyo de peso, puede tener un buen pronóstico, superándose a medio plazo. En cuanto a la peligrosidad del trastorno mental, depende de la persona, explica el Dr. Lacamara, pues el psicólogo subraya que la amenaza asociada a las patologías mentales del espectro psicótico-paranoide se debe intentar romper para acabar con los mitos del miedo a los trastornos mentales.

Actualizado: 28 de Noviembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD