PUBLICIDAD

Mente y emociones
Trastorno explosivo intermitente
Las personas que sufren trastorno explosivo intermitente presentan brotes de ira sin motivo y de forma impredecible, y pueden dañarse a sí mismos o a los demás. Conoce su tratamiento y cómo reducir sus efectos negativos.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Qué es el trastorno explosivo intermitente

El trastorno explosivo intermitente se caracteriza por un comportamiento de violencia descontrolada, que se incluye dentro de los trastornos del control de impulsos, y que consiste en que la persona que lo sufre estalla ante cualquier frustración por mínima que sea, sin necesidad de que haya un estado de ánimo alterado previo, pudiendo ser el detonante de su conducta cualquier contrariedad que le surja: una palabra inadecuada, un tono burlón, un objeto en medio de su camino, una música un poco alta…, situaciones que al resto de las personas sólo les causarían leves molestias. 

Tras estos brotes de ira o reacciones desproporcionadas, en las que la persona con trastorno explosivo intermitente no ha tenido en cuenta las consecuencias de sus actos o el posible castigo que conlleva, el afectado se cuestiona el porqué de su modo de actuar, apareciendo un sentimiento de culpa por no haber sabido control esos impulsos. Para hacernos una idea de que estamos hablando, algunos especialistas apuntan que éste podría ser el caso del futbolista uruguayo Luis Suárez, que ha repetido una conducta impropia de un deportista, como es morder a un rival, en distintas ocasiones a pesar de haber sido castigado previamente por ello con dureza.

Los primeros episodios se producen alrededor de los siete años de edad, aunque durante la adolescencia se evidencian aún más sus efectos, sobre todo por el nivel de violencia que puede entrañar cada episodio, ya que el sujeto suele romper objetos que estén a su alcance, e incluso agredir verbal o físicamente a los presentes, sin que estos le hayan provocado en absoluto. Aunque se puede presentar en ambos sexos es más frecuente en hombres que en mujeres y, si no se trata adecuadamente, se vuelve crónico.

A qué se debe el trastorno explosivo intermitente

Actualmente todavía no se conocen las causas del trastorno explosivo intermitente, pero algunos autores sugieren que existe cierta predisposición en determinadas familias, en las que alguno de los progenitores del paciente muestra a su vez este tipo de comportamiento.

Igualmente, se han observado alteraciones bioquímicas en el cerebro de los afectados, con una disminución de los niveles de serotonina e insulina, mostrando menor actividad las áreas prefrontales asociadas con el control de impulsos, y mayor actividad en la amígdala, relacionado con la vivencia emocional.

Actualizado: 17 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

53%
de las personas que sufren estrés continuado desarrollan una enfermedad física o psíquica, o un trastorno emocional
'Fuente: 'VII Estudio CinfaSalud Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés''