PUBLICIDAD

Bebés y niños
El bebé con síndrome de Down
La crianza de un bebé con síndrome de Down está condicionada por características físicas y mentales que pueden afectar a su desarrollo. Te explicamos todo lo necesario para un mejor cuidado desde el nacimiento.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Atención temprana en el niño con síndrome de Down

Una vez conocidas las principales peculiaridades que presenta un niño con síndrome de Down podemos entender aún mejor lo fundamental que es la atención temprana, que consiste en un conjunto de actividades y ejercicios de estimulación que se llevan a cabo con el pequeño en sus primeros años de vida (desde el nacimiento a los 6 años), para mejorar sus capacidades. Estas actividades se adaptan a cada caso y se van insertando en la vida cotidiana, para diseñar un entorno que favorezca su desarrollo y la implicación de toda la familia.

Actuar en estos primeros años es muy importante para conseguir el desarrollo adecuado y mejorar los grados de discapacidad, ya que es el momento de mayor aptitud del cerebro para producir contactos sinápticos y mejorar la función cerebral (hasta los dos o tres años se establecen la mayoría de las sinapsis en la corteza cerebral).

El propio pediatra, o las diferentes asociaciones de síndrome de Down, te pueden orientar hacia un buen servicio de atención temprana que lleve a cabo diversas formas de terapia, estimulación física, metodologías de enseñanza, desarrollo de técnicas cognitivas, entrenamiento de las habilidades sociales y de la inteligencia emocional, o incluso formación lúdica. Es, por tanto, un trabajo coordinado de desarrollo global en el que participan muchos profesionales, desde psicólogos a fisioterapeutas, logopedas, pedagogos, expertos en psicomotricidad, o educadores de la escuela infantil.

Aunque siempre depende de las cualidades biológicas de cada pequeño, del ambiente en que crezca y, por supuesto, del cariño que reciba, estos programas de atención temprana son imprescindibles para los niños con trisomía 21. Pepe Borrel, médico y experto en salud de la Federación Española de Síndrome de Down (Down España), considera la atención temprana “uno de los tres pilares básicos para una persona con síndrome de Down, junto a un programa de salud y a unas políticas sociales específicas: los tres son igual de importantes de cara a poder integrarse más adelante a nivel escolar, laboral, y en todos los ámbitos sociales”.

Por su parte, el psicólogo Isidoro Candel, experto en Atención Temprana de Down España señala que: “los programas de atención temprana, que empezaron a aplicarse en España a los niños con síndrome de Down a finales de los años 70 del siglo pasado, han supuesto un considerable avance en el tratamiento para estas personas. Están muy extendidos por toda España y su eficacia ha sido demostrada en numerosos trabajos de investigación; los beneficios no solo tienen que ver con los progresos del propio niño (que recibe una completa estimulación y va logrando cada vez más autonomía), sino también con el asesoramiento y, especialmente, con el apoyo emocional que proporcionan a los padres y a toda la familia”. Además, no hay que olvidar su labor preventiva ante otros problemas secundarios que pueden ir surgiendo.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

51%
de los chicos y el 69% de las chicas padecen problemas de espalda antes de cumplir 15 años
'Fuente: 'Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE)''

PUBLICIDAD