PUBLICIDAD

Lanugo, vello en la piel del recién nacido

Algunos bebés, sobre todo si son prematuros, nacen cubiertos de lanugo, un vello que puede ser largo y oscuro. Te explicamos cuáles son sus funciones durante el embarazo, y cómo se desprende del cuerpo del recién nacido.
Escrito por Adrián Cordellat, periodista especializado en maternidad, educación y salud
Bebé con lanugo en su piel

Hay bebés que nacen con mucho vello largo y oscuro por el cuerpo, especialmente en las zonas de la espalda y los hombros, pero también en el rostro o las orejas. Unos padres primerizos podrían llegar a asustarse pensando que han dado a luz a un pequeño niño peludo de las cavernas, pero nada más lejos de la realidad. Esa fina capa de vello se llama lanugo, es totalmente normal (e incluso recurrente en los prematuros), y se desprende del cuerpo de los bebés en las primeras semanas de vida.

Qué es y para qué sirve el lanugo

El lanugo, como decíamos, es el vello que presentan algunos recién nacidos, y forma parte de la vérnix caseosa, una fina capa también conocida como unto sebáceo, que recubre la delicada piel del bebé para protegerla de las agresiones de algunas sustancias con capacidad irritante que se encuentran en el líquido amniótico.

El lanugo aparece en principio en la cabeza del feto, alrededor de la semana 13 de embarazo, y para la mitad del periodo de gestación (semana 20) ya cubre toda la piel del bebé
Como parte de la vérnix caseosa, el lanugo también contribuye a que el feto mantenga una temperatura corporal óptima durante el embarazo, evitando la deshidratación, la humedad y el frío. Además, también desempeña un papel fundamental en el momento del expulsivo, ya que este unto sebáceo favorece que el feto resbale mejor por el canal de parto.
Bebé recién nacido

El lanugo aparece en principio en la cabeza del feto alrededor de la semana 13 de embarazo, y para la mitad del periodo de gestación (semana 20) ya recubre toda su piel. Esta capa fina de vello no se desprende por completo del cuerpo hasta aproximadamente la semana 40 de embarazo, y al quedar suspendida en el líquido amniótico contribuye a la formación del meconio. Este dato explicaría por qué es más habitual que nazcan con lanugo los bebés prematuros; y es que debido a su edad gestacional no ha dado tiempo a que se cierre el ciclo natural del proceso de desprendimiento.

¿Necesita algún cuidado el exceso de vello del bebé?

Como suele suceder en cualquier situación inesperada y desconocida, los padres pueden mostrar cierta preocupación, sobre todo de índole estética, al ver el cuerpo de su bebé lleno de vello. Sin embargo, no hay de qué preocuparse, ya que el lanugo se irá desprendiendo por sí mismo del cuerpo del neonato durante los primeros días y semanas tras el parto.
Lanugo

Esto quiere decir que no requiere ningún tipo de tratamiento, acción o cuidado especial para eliminarlo, ya que se trata de un proceso fisiológico que tiene sus propios ritmos y que nosotros debemos respetar, aunque algunos expertos reconocen que masajear suavemente la piel del bebé puede facilitar y acelerar la eliminación de lanugo.

Sin embargo, estas mismas fuentes recuerdan que esto no solo no es necesario, sino que además puede conllevar riesgos. No hay que olvidar que la piel de los bebés es muy delicada, y que si inconscientemente frotamos con demasiada fuerza se pueden llegar a producir rojeces y sequedad en la zona masajeada. Así que lo mejor es esperar con paciencia a que el lanugo se desprenda solo de la piel de tu hijo.

Actualizado: 12 de Julio de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD