Container baby syndrome: riesgos de retener al bebé
Los bebés que pasan mucho tiempo quietos en cochecitos, balancines o tronas corren el riesgo de sufrir container baby syndrome, un problema que aparece por la falta de movilidad y que puede afectar a su salud.

Qué es el container baby síndrome, riesgos y cómo prevenirlo

Actualizado: 27 de noviembre de 2022

En carritos de paseo, tronas, sillitas de coche, balancines… son muchos los bebés que pasan la mayor parte del día anclados en este tipo de dispositivos que limitan sus movimientos y pueden acabar fomentando el conocido como container baby syndrome o síndrome del bebé retenido, que tiene efectos negativos para el correcto desarrollo físico y mental de los niños.

PUBLICIDAD

Cada vez hay más dispositivos destinados a mantener a los niños quietos mientras comen, pasean, viajan en coche, duermen, o simplemente se entretienen. Y es que la mayoría de los padres piensan que estos sistemas de retención infantil son una buena opción para mantener seguros a sus bebés, pero abusar de ellos más tiempo del necesario puede conllevar más peligros que ventajas.

Los bebés que pasan muchas horas en la misma posición pueden desarrollar malformaciones faciales y craneales, además de un aumento de peso

Y es que, tal y como explica la Dra. Reyes Novoa, vocal del Comité de Promoción de la Salud de la Asociación Española de Pediatría, los niños necesitan explorar y moverse. Hay que hablarles y cantarles desde el nacimiento, y a partir de los tres meses iniciar el juego tumbados boca arriba y boca abajo, enseñándoles caras, juguetes..., y continuar con juegos adaptados a su desarrollo psicomotor de forma progresiva con diferentes tipos de juguetes y actividades.

PUBLICIDAD

Esta experta añade que cualquier dispositivo destinado a bebés y niños debe disponer además del sello de seguridad de la Unión Europea, y es importante cumplir las instrucciones y recomendaciones de uso, como emplear el dispositivo de sujeción y no situarlos en altura, ya que un accidente relativamente frecuente en el caso de las hamacas es usarlas sin sujetar al bebé –con el evidente riesgo de caída–, o ponerlas sobre mesas o encimeras de cocina, pudiendo el niño caer de una altura importante en caso de vuelco. 

Riesgos para la salud de los sistemas de retención infantil

Los bebés no están desarrollados físicamente por completo por lo que son más sensibles a su entorno, y una mala postura durante horas y que se prolongue a lo largo de los días puede provocar deformaciones y alteraciones de su salud. Entre los problemas más comunes asociados al container baby syndrome se encuentran:

  • Asimetría facial: container baby

    Asimetría facial

    La cara del bebé puede deformarse si todo el peso recae durante mucho tiempo sobre una parte del rostro.

    PUBLICIDAD

  • Deformidad craneal: container baby

    Cráneo deforme:

    Los niños que pasan excesivas horas tumbados boca arriba o de lado pueden tener la parte posterior o lateral del cráneo plana, pues los huesos todavía están bastante blandos.

  • Tortícolis: container baby

    Tortícolis

    En algunos dispositivos el cuello del bebé no tiene apenas movilidad o está en una posición algo forzada, y este hecho puede causar una tensión muscular que acaba en tortícolis.

  • Falta de movimiento: container baby

    Falta de movimiento, coordinación y fuerza

    Si los pequeños de la casa pasan gran cantidad del día inmovilizados tendrán cierto retraso a la hora de desarrollar las habilidades para moverse y coordinarse, y tendrán menos fuerza que los que cambian más de posturas durante el día.

  • Problemas de visión: container baby

    Problemas de visión y audición

    El bebé puede llegar a mostrar dificultades para seguir los objetos con los ojos o para escuchar correctamente pues, por ejemplo, el movimiento de los balancines no permite que los niños fijen la mirada en algo o sean conscientes de lo que acontece a su alrededor.

    PUBLICIDAD

  • Dificultades cognitivas

    Dificultades cognitivas

    Es posible que el abuso de los dispositivos para bebés provoque en ellos un retraso en el desarrollo de la comprensión, la resolución de problemas y las habilidades del lenguaje.

  • Aumento de peso: container baby

    Aumento de peso

    Los niños pequeños no pueden andar o solo dan unos pocos pasos, por lo que su actividad es muy reducida. Los padres que hacen que sus hijos estén anclados en balancines, sillitas y otros dispositivos durante mucho tiempo aumentan el riesgo de que tengan sobrepeso u obesidad.

  • Problemas respiratorios: container baby

    Problemas respiratorios

    La posición sentada o en forma de C de algunos asientos y balancines dificulta la expansión del tórax y el abdomen, resintiendo la respiración del bebé. Un estudio publicado en la revista Pediatrics encontró que la saturación de oxígeno de los bebés cuando estaban en la cuna del hospital era del 97,9%, de un 96,3% en el capazo y 95,7% cuando estaban sentados en una sillita.

    PUBLICIDAD

  • Falta de interactuar con los padres: container baby

    Falta de apego con los padres

    No interactuar lo suficiente con tu hijo y dejar que se entretenga con gimnasios infantiles o balancines puede hacer que no se cree un vínculo estrecho entre vosotros, que puede afectar a vuestra relación futura.

  • Fallecimiento: container baby

    Fallecimiento

    Los bebés que están en sistemas de retención y no son supervisados por los padres corren el riesgo de morir por asfixia con algún elemento o por el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Cómo prevenir el síndrome del bebé retenido

Evitar el container baby syndrome o síndrome del bebé retenido está en la mano de los padres, que deben seguir las pautas recomendadas para utilizar cualquier sistema de retención infantil, asegurarse de que están homologadas y nunca perder de vista a los bebés.

Padres con su bebé en una manta para prevenir el síndrome del bebé retenido

La Dra. Reyes Novoa, vocal del Comité de Promoción de la Salud de la Asociación Española de Pediatría, explica que aunque este tipo de dispositivos son muy útiles para que los cuidadores del bebé puedan hacer otras tareas mientras está despierto, el niño debe permanecer en ellos el mínimo tiempo posible. Y añade que cuando el bebé tiene entre tres y seis meses puede ser un sitio donde interaccionar con él hablándole, cantándole, enseñándole juguetes…, pero a esta edad también es importante jugar con ellos en el suelo para favorecer el tono muscular del tronco lo que mejora su desarrollo psicomotor: conseguir sentarse, andar…

PUBLICIDAD

En definitiva, se trata de usar el sentido común en cuanto al uso de productos como balancines, tronas u otro tipo de sillas donde los bebés pueden mantenerse quietos. Así, algunas de las maneras más sencillas para prevenir este problema son:

  • Bebé en la trona

    Limitar el tiempo en las sillitas

    Evitar que los bebés pasen más de una hora y media en la misma posición es una buena manera de evitar problemas derivados de esa inmovilidad.

  • Bebé en los brazos de su padre

    Coge a tu bebé

    Sostener a tu hijo en brazos o en el portabebés durante cortos periodos de tiempo a lo largo del día puede ser mejor que dejarlo en hamacas, tronas o balancines. La Dra. Novoa afirma que durante el primer año de vida es muy importante que se establezca un apego seguro entre madre-hijo y padre-hijo, una relación que durará toda la vida y que es fundamental para que el bebé se convierta en un niño autónomo primero, y en un adulto independiente después, por lo que la recomendación general debe ser que los padres cojan al bebé en brazos cuando sientan que lo necesita.

  • Bebé jugando con su padre

    Juega con tu hijo

    Una buena forma de que tu hijo desarrolle los músculos y las habilidades cognitivas y evite los problemas del container baby syndrome es tumbando al pequeño boca abajo e interaccionando con él. De esta manera intentará levantar la cabeza, fortaleciendo el cuello y la espalda, y además estará entretenido. Recuerda que en esta posición siempre debe estar bajo la supervisión de un adulto.

  • Bebé en una manta

    Colócale sobre una manta

    Antes que ponerle en una sillita en la que no tiene apenas opción de moverse, extiende una manta en el suelo y coloca a tu bebé encima, ya sea boca arriba o boca abajo, así se moverá, cambiando de posición y haciendo más ejercicio. Existen también las conocidas como alfombras de actividades o gimnasios para bebés.

Creado: 28 de mayo de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD