PUBLICIDAD

Bebés y niños
Los reflejos del bebé
¿Te has preguntado alguna vez por qué un recién nacido es capaz de agarrarte un dedo o succionar un biberón? Son los reflejos primitivos, respuestas motrices típicas de los bebés ante determinados estímulos.
Escrito por Dr. Alfredo Tagarro, Pediatra en el Hospital Infanta Sofía de Madrid

Qué son los reflejos del bebé

Los reflejos del bebé, también llamados reflejos primitivos o arcaicos, son respuestas motrices típicas de los bebés ante determinados estímulos. Estas respuestas son propias de los bebés, no se dan en los adultos, y van desapareciendo durante el primer año de vida. Los más conocidos son el reflejo de prensión palmar, el de succión, el de Moro o el de la marcha.

El sistema nervioso del recién nacido es un sistema en desarrollo. Esto quiere decir que nacemos con el cerebro inmaduro, en proceso de formación. Este proceso de maduración continuará durante los primeros años de vida.

“Los reflejos del bebé más conocidos son el reflejo de prensión palmar, el de succión, el de Moro o el de la marcha”

Una de las manifestaciones de que el cerebro sea inmaduro es que los movimientos del recién nacido son muy diferentes a los de los adultos, tanto los movimientos espontáneos como los movimientos inducidos o provocados (los reflejos). Según pase el tiempo, el cerebro madure, y los nervios se recubran de una grasa llamada mielina, los movimientos se irán pareciendo más a los de los adultos.

Parte de estos movimientos inmaduros son los reflejos primitivos, que hacen que ante estímulos determinados, los bebés respondan siempre de una determinada forma. Son generados por la zona más profunda del cerebro y modulados por la corteza cerebral.

¿Por qué se llaman reflejos primitivos?

Se llaman primitivos porque hace años, cuando se describieron, se pensaba que dependían de las zonas menos evolucionadas del cerebro.

Además, algunos autores han relacionado los reflejos primitivos con respuestas adaptativas que facilitarían la supervivencia de la especie en nuestros ancestros. Por ejemplo, el reflejo de prensión facilitaría el agarre del bebé a la madre, como ocurre en los monos bebé. El reflejo de succión facilitaría la alimentación.

Aparecen entre las 28 y 32 semanas desde la concepción del bebé, por lo que muchos niños prematuros ya suelen presentarlos al nacimiento.

La persistencia de los reflejos después de los 6-9 meses de edad es un signo de mal pronóstico y se asocia a mala evolución en los niños con lesiones cerebrales, pero prácticamente nunca ocurre de forma aislada, sin que haya a la vez otras manifestaciones más graves de las que los padres y los médicos ya se han dado cuenta.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''