PUBLICIDAD

Sundowning: el síndrome del ocaso

El síndrome del ocaso es un problema geriátrico que aparece al ponerse el sol. Al atardecer, los ancianos con demencia comienzan a agitarse y su conducta empeora. Conoce por qué ocurre este fenómeno, y cómo prevenirlo.
Mujer mayor deprimida mirando por la ventana

Las personas con alzhéimer u otras demencias suelen estar más agitadas, e incluso agresivas, al atardecer y durante la noche.

Cuando el sol se esconde nuestro ánimo decae y nuestro ‘reloj biológico’ nos advierte de que debemos dormir. Precisamente en ese momento del día, al atardecer, es cuando se produce el síndrome del ocaso o sundowning, un fenómeno que afecta sobre todo a las personas mayores que padecen alguna demencia.

El síndrome del ocaso está directamente relacionado con los ritmos circadianos y la melatonina, ambos alterados por enfermedades neuronales como el alzhéimer

Al final del día es normal sentirse más cansado, y esta fatiga física, unida a la oscuridad de la noche, aumenta la intensidad de los síntomas depresivos. Sin embargo, en el caso de las personas con alzhéimer u otro tipo de demencias, suelen darse episodios psicológico-conductuales, que hacen que estén más agitadas, inquietas, e incluso agresivas, durante la noche.

Las causas que provocan ese estado de alteración durante la noche son varias, y una de ellas es un desajuste en los ritmos circadianos. Aunque no se conoce exactamente su mecanismo regulador, se tiene constancia de que está controlado por el núcleo supraquiasmático, y se sabe que la hormona melatonina también interviene en el proceso para conseguir la relajación y el sueño.

Los pacientes con enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer, tienen dañadas las zonas del cerebro que controlan los ritmos circadianos, además de contar con niveles reducidos de melatonina, y todo ello, sumado a la progresiva escasez de luz natural, el ruido, la falta de estimulación, o el cansancio físico y mental, pueden dar como resultado este síndrome del ocaso.

Pero el sundowning no solo es un trastorno relacionado con las demencias, sino que también se da en los afectados por una depresión estacional. Durante los meses de otoño e invierno se adelanta la caída de la noche, con lo que las calles oscurecen más pronto, y este hecho puede conllevar sentimientos de tristeza, ansiedad, pesimismo, o irritabilidad, en muchas personas. Este trastorno se ha asociado también a la melatonina, por lo que los tratamientos que se suelen hacer y que resultan más efectivos son los basados en la fototerapia.

Cómo evitar el sundowning o síndrome del ocaso

Con algunas sencillas pautas de actuación por parte de los cuidadores se puede minimizar la alteración nocturna de los pacientes con demencias que sufren el síndrome del ocaso. Algunas de las medidas recomendadas por los expertos son:

  • Reducir los ruidos de la estancia apagando televisores o radios, o reemplazando estos ruidos por música relajada.
  • La iluminación es un punto muy importante, y se recomienda exponer al paciente a luz natural o artificial entre las seis y las nueve de la mañana para evitar que su despertar esté marcado por la oscuridad. También se pueden dejar iluminadas zonas como los pasillos o los baños durante la noche.
  • Realizar actividades como visitas o excursiones en los momentos en los que el paciente está más activo.
  • Practicar algún tipo de deporte moderado, que además de aumentar la fuerza muscular y el apetito, también reduce la tensión, el estrés, y la conducta agresiva.
  • Se debe evitar que los pacientes duerman durante el día; de esta manera se mejora el sueño nocturno. También se deben seguir consejos para mejorar el descanso.
  • Una rutina en los horarios de la alimentación también ayuda a prevenir la agitación.
  • Tomar la medicación correspondiente para aliviar este trastorno –normalmente hipnóticos– siempre a la misma hora, hace que el cuerpo se habitúe, evitando así la agitación y el nerviosismo.
  • Se deben restringir las bebidas con cafeína como el café, o algunos refrescos y, si se toman, mejor hacerlo por la mañana para que la sustancia excitante no afecte al descanso nocturno.
  • Para calmarse de forma natural también se puede recurrir a alimentos ricos en vitamina B6, como el plátano, los cereales integrales, o la batata.

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Ramón Cacabelos

El Dr. Cacabelos explica en qué consiste la medicina genómica, que permite identificar precozmente el riesgo de que una persona desarrolle ciertas enfermedades, y determinar el tratamiento más efectivo para cada paciente.

Dr. Ramón Cacabelos

Experto en medicina genómica y presidente del Grupo EuroEspes
“En el campo diagnóstico el papel de la medicina genómica es fundamental. Más del 80% de las enfermedades del adulto están destruyendo nuestro organismo muchos años antes de dar síntomas, y cuando se manifiestan ya es tarde. Con un diagnóstico predictivo podemos identificar el riesgo 20 o 30 años antes de que aparezca la enfermedad, e implementar un plan preventivo"

Salud en cifras

80%
de las personas que padecen EPOC no han sido diagnosticadas
'Fuente: 'Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)''

PUBLICIDAD