PUBLICIDAD

Bacopa, posible potenciador de la memoria
La bacopa o brahmi, planta estrella de la medicina ayurveda, se está explorando como un posible apoyo alternativo para combatir los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer, como la pérdida de memoria.

Qué es la bacopa y principios activos

Actualizado: 19 de marzo de 2020

La bacopa, planta de los pantanos, conocida en hindi como Neer Brahmi y en idioma tamil como Nilappachai, está siendo objeto de numerosos estudios clínicos para evaluar su posible eficacia para paliar algunos síntomas característicos de la demencia senil y de otras dolencias neurológicas degenerativas y hasta ahora incurables, como la enfermedad de Alzheimer, que afectan a una creciente proporción de la población de más edad en los países desarrollados; pero sus usos tradicionales y ayurvédicos van mucho más allá. 

Los remedios ayurvédicos, entre los que figura la bacopa, han ido ganando relevancia en ciertos sectores por considerarse más seguros y carentes de efectos secundarios que sus equivalentes en la medicina de síntesis. Los antiguos textos en sánscrito sobre medicina ayurveda, como Charak Samhita, o los viejos textos sagrados del hinduismo como Atharva Veda –uno de los cuatro Vedas o escrituras sagradas de la India compuestas probablemente entre 1.500 y 100 antes de C.–, ya destacaban una serie de plantas curativas que podían tener una incidencia específica o prabhava sobre la mente y la memoria, como las cuatro que forman parte del Medhya Rasayana o reparadoras del intelecto.

Los antiguos sabios védicos solían consumir esta combinación para poder ser capaces de memorizar las prolijas escrituras de sus ancestros. La bacopa se asimila al grupo de las cuatro hierbas del Medhya Rasayana por su capacidad para restablecer las funciones intelectuales.

Cómo es y dónde se encuentra la  bacopa

El brahmi o bacopa Bacopa monnieri (L.) Wettst. se conoce también como hisopo de agua o indian pennywort en inglés. Pertenece a la familia de las escrofulariáceas, la misma de los gordolobos, la digital y las graciolas, y se trata de una planta acuática o anfibia, perenne y postrada, de hojas y tallos suculentos, de hasta 50 cm de largo. Las hojas son carnosas, tienen forma de pala –oblongo-lanceolada– y presentan un color verde brillante. Las flores son solitarias, aparecen en las axilas de las hojas, y exhiben una corola de forma campanulada, con los pétalos de color blanco azulado. El fruto es una cápsula globulosa, que contiene numerosas semillas en su interior. La planta florece y da frutos casi todo el año.

Ilustración de la bacopa

La bacopa prospera sobre suelos muy húmedos o encharcados, en pantanos y ciénagas, desde las llanuras litorales hasta los 1.400 metros de altitud en zonas montañosas. Se distribuye, de forma natural, por el Asia tropical y subtropical, desde Pakistán, India y Sri Lank,a hasta Vietnam, Taiwan y sur de China. Se encuentra también, acaso como subespontánea, en los Estados Unidos, México, Centro América, islas del Caribe, Hawaii, islas Vírgenes y África tropical. Se ha usado también como planta de jardín.

Principios activos de la bacopa

La planta entera (tallos, hojas, flores, frutos, semillas y raíces) es aprovechada con fines medicinales. Los principales componentes bioquímicos que le otorgan potencia terapéutica son las saponinas, pero contiene otros principios activos no menos interesantes a diferentes niveles.

Los componentes bioactivos de la bacopa son los que se recogen a continuación:

  • Saponósidos triterpénicos, como diferentes bacósidos, bacosaponina, monnierina y otros.
  • Flavonoides, como luteonina y apigenina, con efectos antioxidantes y antiinflamatorios.
  • Triterpenoides pentacíclicos como el ácido betulínico, y fitosteroles como el beta-sitosterol y el estigmasterol.
  • Glicósidos (asiaticósidos y otros).
  • Alcaloides como brahmina, herpestina e hidrocotylina.
  • Ácidos brahmico e isobrahmico.

Todo lo cual confiere a la bacopa posibles efectos antioxidantes, antiinflamatorios, estimulantes del sistema nervioso central, ansiolíticos, cardiotónicos, analgésicos, antirreumáticos, diuréticos, laxantes, broncodilatadoras y expectorantes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD