PUBLICIDAD

Mascotas
Vacunación de los gatos domésticos
Si estás pensando en incluir un gato en tu familia o ya convives con uno, aquí te ofrecemos la información clave a tener en cuenta a la hora de llevar a vacunar a tu mascota para que crezca sano y fuerte.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Beneficios y riesgos de vacunar a tu gato

Un veterinario vacuna a un gato

Para que el gato esté más relajado, procura llegar con tiempo a la cita con el veterinario.

Llegados a este punto, quizá te estés preguntando qué le aporta la vacunación a tu gato. Pues bien, cuando vacunas a tu mejor amigo estás protegiéndole de enfermedades que pueden causarles graves daños e incluso la muerte, ayudándoles a disfrutar de una mayor calidad y esperanza de vida.

Aunque no lo creas, también ayudas a la erradicación de enfermedades. Además, cada vez que acudes a vacunarle, el veterinario le realizará un pequeño chequeo a tu mascota para valorar su estado de salud. Es un buen momento para aprovechar para preguntarle todas tus dudas.

Consejos antes de acudir a la consulta

  • Para llevar a tu gato de forma segura a ser vacunado y evitar accidentes, te aconsejamos que utilices una jaula, bolsa o transportín adaptado que puedes encontrar en la mayoría de tiendas y clínicas veterinarias.
  • Procura llegar con antelación a tu cita para que tu gato se relaje antes de pasar a consulta a ser vacunado; ellos se estresan con facilidad. Algunas clínicas disponen de salas de espera exclusivas para felinos o feromonas apaciguantes.
  • No es necesario que ayune antes de la administración de la vacuna, pero sí que esté adecuadamente desparasitado.
  • Sigue los consejos de tu veterinario y ¡no olvides la cartilla de vacunación!

¿Puede causarle la vacuna algún perjuicio a mi gato?

La administración de vacunas a gatos puede entrañar riesgos, siendo posible la aparición de reacciones alérgicas locales (en el punto de inyección) o generalizadas, pudiendo presentar decaimiento, vómitos, diarrea o dificultad respiratoria en pocos minutos u horas. Esto podría conllevar la muerte si no es atendido inmediatamente por un veterinario.

Asimismo, los adyuvantes (o aditivos) de algunas vacunas pueden ocasionar sarcomas (tumores invasivos) en el punto de inyección. Afortunadamente es extremadamente raro que ocurra este tipo de reacciones adversas graves. Lo habitual es que nuestro gato se encuentre ligeramente somnoliento el día de la vacunación o que notemos un pequeño abultamiento en la zona de inyección que se reabsorbe en unos días.

Actualizado: 29 de Febrero de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '

PUBLICIDAD