PUBLICIDAD

Enfermedad del gusano del corazón
La dirofilariosis canina o gusano del corazón es una enfermedad parasitaria que afecta a los pulmones y el corazón de los perros. Conoce sus síntomas y tratamiento, y cómo puedes evitar el contagio de tu mascota.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Qué es la dirofilariosis canina y cómo se transmite el parásito

Enfermedad del gusano del corazón

La dirofilariosis canina o enfermedad del gusano del corazón es una parasitosis causada por gusanos nematodos transmitidos a través de la picadura de un mosquito. Si no se detecta a tiempo puede resultar mortal, por lo que el diagnóstico precoz es muy importante. Te explicamos cómo reconocer los primeros síntomas en tu perro, y los métodos de prevención más eficaces.

Qué son las filariosis

Las filarias son un grupo de nematodos parásitos que afectan a los carnívoros domésticos y salvajes, especialmente a los cánidos. Existen especies de filarias que infectan a nuestros perros, como Dirofilaria repens o Dipetalonema reconditum, asentándose en el tejido subcutáneo, pero la Dirofilaria immitis o 'gusano del corazón' es sin duda la filaria más dañina, ya que se localiza en las arterias pulmonares y el ventrículo derecho del corazón, causando verdaderos estragos a nivel cardiorrespiratorio, e incluso la muerte del animal.

Afortunadamente, si la infección se detecta a tiempo puede tratarse y eliminarse por completo.

Cómo se transmite el parásito de la dirofilariosis canina

La dirofilariosis canina se transmite a través de la picadura de un vector, principalmente mosquitos del género Culex. Esto quiere decir que no es posible el contagio directo entre perros, siendo necesaria la presencia del vector. Los mosquitos pican al individuo enfermo, ingiriendo larvas denominadas microfilarias, de un tamaño microscópico. Estas microfilarias evolucionan dentro del vector, convirtiéndose en larvas infectantes, que son inoculadas con la saliva del mosquito en la piel de un perro sano.

Las larvas migran a través del tejido subcutáneo y el músculo hasta alcanzar el torrente sanguíneo. Se alimentan de los componentes de la sangre, y se desarrollan hasta llegar a la fase de gusano adulto, localizándose en las arterias pulmonares y, en los estadíos finales de la enfermedad, en el ventrículo derecho del corazón.

Esta fase desde que se inoculan en el perro hasta que son adultas es el periodo de incubación, y puede durar hasta 6-8 meses. Los vermes adultos llegan a medir hasta 18 cm (machos) o hasta 30 cm (hembras). Cuando copulan, generan microfilarias que se distribuyen por toda la circulación, pudiendo ser ingeridas nuevamente por un mosquito al picar al perro infectado, cerrando así el ciclo biológico de la dirofilaria. Las microfilarias tienen una vida de entre dos y 18 meses, y los gusanos adultos pueden llegar a vivir siete años.

Ciclo del gusano del corazón
Ciclo del gusano del corazón

Factores que predisponen a tu mascota al gusano del corazón

La dirofilariosis es común en las regiones del sur de Europa, incluyendo España, Italia o Grecia. Dirofilaria immitis está más presente en algunas zonas geográficas concretas, consideradas hiperendémicas debido a la alta densidad de población del mosquito transmisor como, por ejemplo, Tenerife, Huelva, Zaragoza, Salamanca o Menorca.

Normalmente, la incidencia es mayor en las estaciones de primavera y otoño, aunque a consecuencia de los cambios climatológicos se está ampliando el periodo de transmisión y extendiendo las zonas de prevalencia.

Además, debido a los movimientos de animales desde países endémicos, ya sea por turismo o adopciones de perros sin hogar, la enfermedad se está detectando por primera vez en regiones del norte de Europa. Por eso, es muy importante descartar la infección mediante test antes de adquirir una mascota o enviarla al extranjero.

Actualizado: 31 de Agosto de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD