PUBLICIDAD

Problemas dentales en conejos y cobayas
Las enfermedades dentales en los conejos y cobayas domésticos son uno de los problemas más frecuentes en la consulta veterinaria. Te contamos cuáles son los más comunes, cómo se tratan y consejos para prevenirlos.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Problemas dentales en conejos y cobayas: tipos y causas

Problemas dentales en conejos y cobayas

Tanto los conejos como los cobayas son mascotas conocidas por sus divertidos gestos y movimientos dentales. Sin embargo, esta parte tan características de estos pequeños animales merece una atención y un cuidado minucioso por parte de sus propietarios, ya que a menudo pueden aparecer problema dentales con importantes consecuencias para su salud, muchas veces provocados por una alimentación inadecuada, que podemos corregir en casa.

El conejo doméstico pertenece a un grupo de animales llamados lagomorfos, mientras que las cobayas, forman parte de la familia de los roedores, como los hámsters o los ratones. Estos animales tienen una dentadura formada por 4 incisivos superiores superpuestos y dos inferiores, 3 premolares superiores y 2 inferiores y 3 molares superiores y 3 inferiores en cada lado. Entre los incisivos y los premolares existe un espacio sin dientes denominado diastema. Este hueco se aprovecha para dar medicación oral sin dañar ni molestar a nuestro amigo.

La particularidad de los conejos y las cobayas es que son animales elodontos, es decir, que presentan crecimiento y erupción constante de los dientes, unos 2 milímetros por semana. Normalmente, se desgastan con los movimientos masticatorios al consumir vegetales fibrosos, que contienen sustancias abrasivas naturales. En otros casos puedes surgir diferentes problemas en sus pequeñas dentaduras que conviene conocer para poder ayudar a nuestra peluda mascota a resolverlos.

Tipos y causas de problemas dentales en conejos y cobayas

Las enfermedades dentales en los conejos y las cobayas pueden ser congénitas (presentes desde el nacimiento) o adquiridos. Algunas problemas dentales pueden comportarse como el origen o como la consecuencia de otro trastorno dental. Estos son algunos ejemplos habituales:

  • Sobrecrecimiento dental y picos: es el problema más frecuente. Si no se produce un desgaste adecuado de las piezas dentales, estas crecen excesivamente, ocasionando dificultad en la aprehensión de alimentos, maloclusión, daños en los tejidos blandos circundantes y fracturas. Pueden estar originadas por maloclusión congénita o por una alimentación pobre en fibras vegetales. Afecta a cualquier pieza dental.
  • Maloclusión: es un defecto anatómico en el maxilar (parte ósea superior) o mandibular (parte ósea inferior) de la boca. Las más frecuentes son el braquignatismo (la mandíbula es más corta o el maxilar más largo) y el prognatismo (a mandíbula es más larga o el maxilar más corto). Estos defectos pueden ser tanto congénitos como adquiridos, ya que cualquier otro problema dental que produzca molestias al animal, como el sobrecrecimiento dental, va a forzar la posición normal de la mandíbula o el maxilar.
  • Fracturas: la rotura de los dientes se puede producir por cualquier traumatismo o accidente, pero son más frecuentes en las piezas dentales afectadas por sobrecrecimiento, dejando expuesta la pulpa dental y favoreciendo la infección.
  • Infecciones: se suelen originar en la pulpa dental, tras una fractura o una extracción mal realizada, formando cúmulos de pus conocidos como abscesos. A veces, pueden ocluir el conducto lacrimal, originando problemas oculares secundarios. Si la zona más profunda del diente e incluso el hueso maxilar o mandibular se ven afectados, se produce osteomielitis.
  • Enfermedad metabólica ósea: trastorno por déficit de vitaminas A y D y minerales como calcio, que provoca un crecimiento anómalo del diente.
Problemas dentales en conejos

Factores predisponentes a trastornos odontológicos

Los animales con defectos de maloclusión congénita están predispuestos a sufrir sobrecrecimiento dental, ya que al no alinearse los dientes, no pueden desgastarse durante la masticación. Los conejos de razas enanas son los más afectados.

Por otro lado, una mala alimentación, con un porcentaje de fibra demasiado bajo, también predispone al sobrecrecimiento dental, ya que las sustancias minerales que se encuentran en los vegetales y ciertos suplementos para roer tienen la propiedad de limar las piezas dentales de forma natural.

Además, si no se aporta una cantidad suficiente de vitaminas A y D, calcio y fósforo, especialmente durante las primeras etapas de vida, los huesos y los dientes no se desarrollan adecuadamente.

Actualizado: 2 de Octubre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD