PUBLICIDAD

Vacunación de los perros domésticos
Los perros domésticos están expuestos a diversas enfermedades infecciosas, pero afortunadamente muchas se pueden prevenir con la vacunas. Conoce cuáles son las más importantes para tu mascota y cuándo se deben aplicar.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Vacunas para perros: ¿Cómo funcionan y de qué le protegen?

Vacunación de los perros domésticos

El precio de las vacunas suele rondar entre los 20 y los 70 euros.

Las vacunas son vitales para proteger la salud de las personas. El mismo efecto beneficioso causan en nuestros fieles compañeros los perros. Las vacunas caninas han supuesto un salto vital para mejorar la calidad de vida de nuestros canes, expuestos a numerosas enfermedades infecciosas de las que podemos protegerles con un simple pinchazo.

Y es que, cuando cualquier microorganismo entra en el cuerpo del perro, su sistema inmune se pone en alerta e intenta eliminar el agente infeccioso. Sin embargo, a veces, las defensas del animal no consiguen combatir la infección y se produce la enfermedad, con su sintomatología específica. Al inocular una vacuna en tu can, se introduce el agente infeccioso modificado o una parte de él, de forma que no se desarrollará la enfermedad, pero estimulará al sistema inmune para fabricar defensas frente a ellos. Si contactan con el perro, las defensas los atacarán más rápidamente y evitarán la enfermedad o, al menos, se atenuarán sus síntomas.

Cómo se aplican las vacunas a los perros y cuánto cuestan

La inyección de una vacuna canina se suele realizar por vía subcutánea, justo debajo de la piel, en la zona interescapular. Algunas vacunas también se pueden inocular por vía intramuscular, en la zona del muslo, o tienen una aplicación exclusiva por vía intranasal, similar a un spray.

Vacunas a los perros
La vacunación en perros es tan importante como en niños, así evitarás el desarrollo de enfermedades contagiosas e infecciosas.

La vacunación no suele ser un procedimiento doloroso, aunque algunos perritos pueden sentir molestias con la inyección. Un truco es distraerles hablándoles suavemente, mientras se les acaricia o se les ofrece un snack o premio canino. Tras la inyección es beneficioso masajear la zona para favorecer la absorción y evitar molestias posteriormente.

El precio de la vacunación del perro está marcado por el coste de la revisión y de la vacuna, lo que puede rondar entre los 20 y los 70 euros. Este rango es muy amplio porque depende del número, tipo y laboratorio fabricante de las vacunas y de si la revisión está ya incluida en el precio. Recuerda que lo más importante es comprobar el estado de salud de tu perro y que el acto de vacunar debe ser realizado solo por un profesional veterinario cualificado.

¿De qué enfermedades estoy protegiendo a mi perro al vacunarle?

Cuando vacunas a tu perro, evitas el desarrollo de enfermedades contagiosas, algunas graves y potencialmente mortales para tu mascota:

  • Parvovirosis: es una enfermedad vírica potencialmente mortal, muy común en cachorros y muy contagiosa por contacto con heces de perros infectados. Afecta al tracto digestivo y a la médula ósea, provocando diarrea sanguinolenta, fiebre, decaimiento, anorexia, deshidratación severa y muerte si no se trata a tiempo.
  • Moquillo (Distemper): está producida por un virus que afecta al sistema nervioso, el aparato respiratorio y el aparato digestivo. Se caracteriza por fiebre, estornudos, tos, conjuntivitis, vómitos, diarreas y signos neurológicos (espasmos, ataxia y convulsiones).
  • Hepatitis infecciosa canina: enfermedad vírica que puede causar la muerte en cachorros recién nacidos o una infección aguda en perros jóvenes y adultos. Afecta a varios órganos, además del hígado, ocasionando fiebre, vómitos, diarreas, sangrado interno y edema corneal (ojo azul).
  • Leptospirosis: enfermedad bacteriana transmitida a través de la orina de animales infectados (otros perros, ganado vacuno u ovino, ratas) que contamina agua y alimentos. Puede ser asintomática o cursar con signos graves como fiebre, gastroenteritis, ictericia y orina sanguinolenta. Se puede transmitir al ser humano.
  • Rabia: está causada por un virus que se contagia con la saliva de animales infectados, aunque no hayan desarrollado síntomas aún (perros, murciélagos, zorros…). El virus se asienta en el sistema nervioso, produciendo vómitos, pérdida de apetito, tendencia a morder, salivación, mirada perdida y, en la última fase, parálisis muscular y muerte. Es transmisible al ser humano.
  • Laringotraqueítis infecciosa canina (“tos de las perreras”): causada principalmente por la bacteria Bordetella bronchiseptica y complicada por virus como el de la Parainfluenza. Se caracteriza por un cuadro de tos seca, apatía y pérdida de apetito. Si no se trata, puede progresar y ocasionar neumonía.
  • Leishmaniosis: esta enfermedad está causada por un protozoo que se transmite con la picadura de un mosquito flebotomo. No tiene cura y afecta a varios órganos causando síntomas diversos, como alopecia, heridas en la piel, uveítis, anorexia, adelgazamiento, incremento de tamaño de ganglios linfáticos, fiebre, cojeras e insuficiencia renal. La transmisión al ser humano es posible a través de la picadura de mosquitos infectados.
Vacunas básicas para tu perro
 

Actualizado: 13 de Agosto de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD