PUBLICIDAD

Gingivoestomatitis crónica felina
La gingivoestomatitis felina se caracteriza por la inflamación o ulceración de las encías o la mucosa oral, y puede volverse crónica. Te explicamos cómo identificar si tu gato sufre esta enfermedad y qué cuidados necesita.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Qué es la gingivoestomatitis crónica felina y qué la causa

Actualizado: 18 de noviembre de 2019

La gingivoestomatitis felina es una enfermedad de la cavidad oral frecuente en los gatos caracterizada por la inflamación o ulceración de las encías (gingivitis), unida muchas veces a la inflamación de la mucosa oral (estomatitis), abarcando el paladar, los carrillos y la lengua. Si la inflamación persiste durante más de seis meses, se considera que la gingivoestomatitis se ha transformado en un proceso crónico.

Tipos de gingivoestomatitis en los gatos

Dependiendo de la zona o zonas afectadas de la cavidad oral del animal, distinguimos varios tipos de gingivoestomatitis en los gatos:

  • Estomatitis caudal: afecta a la parte más profunda de la boca y al paladar.
  • Estomatitis alveolar: se centra en la zona de la encía que rodea a las piezas dentales. Es la más habitual.
  • Estomatitis labial/bucal: inflamación de los labios y la parte interior de las mejillas. Se suele dar en casos más severos.
  • Glositis: inflamación o ulceración de la lengua.

Factores implicados y predisponentes a la gingivitis en los gatos

No existe una única causa de gingivoestomatitis, pero se cree que la clave está en una alteración del sistema inmune oral del felino que reacciona exageradamente a uno o más estímulos crónicos, como por ejemplo:

  • Placa bacteriana o sarro.
  • Enfermedades dentales: enfermedad periodontal, resorción odontoclástica felina (desaparición progresiva del tejido dental).
  • Reacción a algunas proteínas alimentarias.
  • Enfermedades víricas: calicivirus felino, FIV (virus de la inmunodeficiencia felina), VLFe (virus de la leucemia felina).

Además, el estrés puede jugar un papel importante en la alteración del sistema inmune, empeorando los síntomas de gingivitis o estomatitis en el gato. Ciertas enfermedades como la insuficiencia renal crónica, o algunos tumores orales, producen lesiones parecidas en la mucosa oral que no deben ser confundidas con gingivoestomatitis crónica. Por eso es primordial acudir al veterinario para realizar un diagnóstico certero en nuestra mascota.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD