PUBLICIDAD

Embarazo
Masaje perineal
Ejercitar los músculos del periné durante el embarazo, mediante masajes específicos, puede evitar que el ginecólogo tenga que practicar una episiotomía en el parto. Aprende cómo hacer un masaje perineal.
Escrito por Carmen Moreno, Periodista especializada en Salud, Embarazo, Infancia y Tercera Edad

Masaje perineal: qué es y beneficios

Durante el embarazo es importante que la mujer prepare su cuerpo para el momento del parto. Por ejemplo, se recomienda encarecidamente la práctica de ejercicio, sobre todo andar, para que los músculos de las piernas se mantengan en forma y resistan mejor el esfuerzo. También es muy común que se aconsejen los ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico. Sin embargo, no se les da la misma importancia a los masajes del periné (zona entra la vulva y el ano).

Masajear adecuadamente este conjunto de músculos y ligamentos por donde pasará el bebé en el parto favorecerá que estén más flexibles y elásticos y evitará desgarros. Además, y en la medida de lo posible, también reduce las posibilidades de que el ginecólogo tenga que realizar una episiotomía o incisión para facilitar la salida de la cabeza del pequeño.

Otro beneficio del masaje perineal es que permite a la mujer conocer la sensación de presión que experimentará durante el parto, para que en ese momento sepa cómo relajar la zona en lugar de tensionarla, lo que facilitará la expulsión.

¿Para quién está recomendado?

Este tipo de masajes está recomendado para todas las embarazadas a partir de la semana 34 de embarazo. Por supuesto, pueden realizarse antes, pero su eficacia está comprobada a partir de este momento.

Es importante que antes de intentarlo la mujer se familiarice con esta zona de su cuerpo, el periné. Lo ideal es que se ponga en una postura cómoda (sentada en cuclillas, tumbada o con la pierna levantada sobre un taburete) y que emplee un espejo.

El periné se encuentra en la zona superficial del suelo pélvico, entre la vulva y el ano, y se divide en dos triángulos: el periné anterior, donde se encuentran los orificios de la vagina y la uretra, y el periné posterior, donde se ubica el ano. Tanto uno como otro se componen de distintos músculos y ligamentos, la mayoría de ellos implicados en la fase expulsiva. Es por ello que es necesario que se trabajen durante el embarazo para soportar la tensión en el parto. 

Actualizado: 9 de Febrero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

Escrito por:

Carmen Moreno

Periodista especializada en Salud, Embarazo, Infancia y Tercera Edad
Carmen Moreno

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Ana Mª Cruz Crespo

Ana Mª Cruz Crespo dirige la consulta de Fisioterapia para la mujer embarazada del HM Universitario Nuevo Belén.

Ana Mª Cruz Crespo

Fisioterapeuta experta en dolencias del embarazo del HM Universitario Nuevo Belén
“Es importante acudir al fisioterapeuta si se presentan problemas de incontinencia urinaria durante el embarazo para aliviar las molestias que genera, y también para fortalecer esta musculatura, ya que tiene un papel fundamental durante la fase expulsiva del parto”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

23%
de las mujeres mexicanas se casa o vive en unión conyugal antes de los 18 años
'Fuente: 'Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)’’'