PUBLICIDAD

Cómo comunicar el embarazo en el trabajo
Comunicar el embarazo a la empresa puede ser un momento de tensión para muchas mujeres. Te aconsejamos cómo y cuándo informar de que estás embarazada y qué debes tener en cuenta para evitar posibles problemas.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Cómo comunicar el embarazo en el trabajo

Trabajadora comunicando su embarazo en su empresa

Pese a que las cosas están cambiando y se han logrado importantes avances en la conciliación familiar y laboral, el miedo y la incertidumbre siguen acompañando en muchas ocasiones a las mujeres cuando se encuentran en la situación de tener que informar sobre su futura maternidad a la empresa en la que trabajan.

No existe obligación legal para comunicar un embarazo en el terreno laboral, sin embargo, es recomendable hacerlo por una mera cuestión organizativa. Tampoco hay un período establecido para hacerlo, y lo habitual es esperar a finalizar el primer trimestre y, después, valorar las circunstancias de cada cual para elegir el momento más favorable.

La comunicación del embarazo a la empresa, mejor por escrito

Comunicar el embarazo en el lugar de trabajo puede ser un momento de gran tensión y miedo para muchas mujeres. El temor a ser despedida, a no poder ascender a nivel profesional o a ser trasladada de puesto, o incluso despedida, tras la baja de maternidad o excedencia por cuidado de hijos pequeños, es lamentablemente algo aún muy habitual en la actualidad. Y no es para menos porque, dependiendo de la empresa, queda un largo camino por recorrer para valorar la labor reproductiva de las mujeres.

María José López Bandera, licenciada en Economía y experta en dirección de RRHH, explica a Web Consultas que, aunque no existe la obligatoriedad de tener que comunicar el embarazo, sí es recomendable hacerlo: “normalmente lo comunicamos más a nivel informativo que otra cosa, y por sentido común de tener que preparar o prever ciertas medidas para la ausencia durante la baja por maternidad”.

Añade que es importante que cuando lo comuniquemos lo hagamos siempre por escrito, independientemente de que a la vez lo comuniquemos de forma más informal a nuestros responsables directos o al departamento de RRHH. “La comunicación siempre debe ser a través de un escrito con fecha y firma del día en que hacemos la comunicación. Si además nos firman una copia de este a modo de “recibí” para tener nosotros constancia, mucho mejor”, cuenta.

En cuanto al momento para hacerlo, lo ideal es esperar a que pase el primer trimestre de embarazo. La experta considera, además, que depende mucho de las circunstancias que tengamos en la empresa: “El momento varía en función a si pensamos que el embarazo nos puede perjudicar, del tipo que trabajo que desempeñamos y, sobre todo, de la evolución del embarazo en cuanto a síntomas más evidentes, o visitas repetidas al médico”. Por tanto, elegir cuándo hacerlo es una cuestión puramente ética.

Desde la Federación de mujeres progresistas opinan que el reto pendiente para las mujeres embarazadas y para las madres es “que haya una corresponsabilidad real, y que las empresas y la sociedad en general no sigan manteniendo el estereotipo de que el cuidado de los hijos corresponde únicamente a las mujeres”. Para la Federación, el embarazo y el permiso de maternidad no deberían ser vistos como una dificultad o como un problema para la empresa.

Actualizado: 18 de Octubre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD