Cómo comunicar el embarazo en el trabajo

Comunicar el embarazo a la empresa puede ser un momento de tensión para muchas mujeres. Te aconsejamos cómo y cuándo informar de que estás embarazada y qué debes tener en cuenta para evitar posibles problemas.

Cómo comunicar el embarazo en el trabajo

Trabajadora comunicando su embarazo en su empresa

Actualizado: 1 de octubre de 2022

Pese a que las cosas están cambiando y se han logrado importantes avances en la conciliación familiar y laboral, el miedo y la incertidumbre siguen acompañando en muchas ocasiones a las mujeres cuando se encuentran en la situación de tener que informar sobre su futura maternidad a la empresa en la que trabajan.

PUBLICIDAD

No existe obligación legal para comunicar un embarazo en el terreno laboral, sin embargo, es recomendable hacerlo por una mera cuestión organizativa. Tampoco hay un período establecido para hacerlo, y lo habitual es esperar a finalizar el primer trimestre y, después, valorar las circunstancias de cada cual para elegir el momento más favorable.

La comunicación del embarazo a la empresa, mejor por escrito

Comunicar el embarazo en el lugar de trabajo puede ser un momento de gran tensión y miedo para muchas mujeres. El temor a ser despedida, a no poder ascender a nivel profesional o a ser trasladada de puesto, o incluso despedida, tras la baja de maternidad o excedencia por cuidado de hijos pequeños, es lamentablemente algo aún muy habitual en la actualidad. Y no es para menos porque, dependiendo de la empresa, queda un largo camino por recorrer para valorar la labor reproductiva de las mujeres.

Mujer embarazada comunicando por escrito su estado a la empresa

María José López Bandera, licenciada en Economía y experta en dirección de RRHH, explica a Webconsultas que, aunque no existe la obligatoriedad de tener que comunicar el embarazo, sí es recomendable hacerlo: “normalmente lo comunicamos más a nivel informativo que otra cosa, y por sentido común de tener que preparar o prever ciertas medidas para la ausencia durante la baja por maternidad”.

PUBLICIDAD

Añade que es importante que cuando lo comuniquemos lo hagamos siempre por escrito, independientemente de que a la vez lo comuniquemos de forma más informal a nuestros responsables directos o al departamento de RRHH. “La comunicación siempre debe ser a través de un escrito con fecha y firma del día en que hacemos la comunicación. Si además nos firman una copia de este a modo de “recibí” para tener nosotros constancia, mucho mejor”, cuenta.

En cuanto al momento para anunciarlo, lo ideal es esperar a que pase el primer trimestre de embarazo. La experta considera, además, que depende mucho de las circunstancias que tengamos en la empresa: “El momento varía en función a si pensamos que el embarazo nos puede perjudicar, del tipo que trabajo que desempeñamos y, sobre todo, de la evolución del embarazo en cuanto a síntomas más evidentes, o visitas repetidas al médico”. Por tanto, elegir cuándo hacerlo es una cuestión puramente ética.

PUBLICIDAD

Desde la Federación de mujeres progresistas opinan que el reto pendiente para las mujeres embarazadas y para las madres es “que haya una corresponsabilidad real, y que las empresas y la sociedad en general no sigan manteniendo el estereotipo de que el cuidado de los hijos corresponde únicamente a las mujeres”. Para la Federación, el embarazo y el permiso de maternidad no deberían ser vistos como una dificultad o como un problema para la empresa.

Mujer embarazada firmando unos documentos

Marco legal de comunicación del embarazo a la empresa

La embarazada cuenta con una serie de derechos que le sirven de paraguas en el puesto de trabajo por su nueva situación, y que están recogidos en el Estatuto de los Trabajadores, en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y, en algunas empresas, en sus propios convenios colectivos. El marco legal no debe suponer nunca una discriminación laboral ni profesional por sí mismas, y será en todo caso la actuación laboral de cada empresa y empresario la que pueda dar lugar a discriminación.

PUBLICIDAD

“El Estatuto de los Trabajadores regula el derecho a ausentarse del trabajo, por el tiempo que sea necesario, para acudir a las citas médicas de los exámenes prenatales pertinentes, así como para asistir a las clases de preparación al parto. Todo ello en horario laboral, sin limitación horaria y sin tener que recuperar esas horas”, explica María José Bandera, licenciada en Economía y experta en dirección de RRHH. Recuerda, eso sí, que las ausencias siempre irán acompañadas del correspondiente justificante que se facilita en el centro médico.

En cuanto al cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, la empresa está obligada a adaptar las condiciones de puesto de trabajo de la trabajadora cuando puedan ser peligrosas para la seguridad y la salud de ella y de su hijo. Señala María José López Bandera que se debe tener en cuenta que “en caso de no poder realizar otro trabajo sin merma en la retribución, dentro de sus mismas condiciones, se tendría que dar la baja a la trabajadora por riesgo en el embarazo”. Añade que “hay convenios colectivos que regulan la semana de gestación en la que se recomienda la baja debido a las condiciones de trabajo”.

PUBLICIDAD

¿Y si te despiden tras anunciar el embarazo?

En caso de que nos despidan tras comunicar el embarazo, ¿qué podemos hacer? Responde la experta que un despido sin causa justificada es considerado nulo desde el momento en que comienza el embarazo. Así que, “si esta circunstancia se produce, habrá que firmar la notificación del despido especificando “no conforme” y emprender acciones legales contra la empresa”.

Sobre esta cuestión, la Federación de mujeres progresistas cree que, pese a que el despido está protegido aún queda mucho por hacer para lograr un cambio de mentalidad, porque “las empresas encuentran a menudo las artimañas para provocar la baja voluntaria o un despido acordado”.

Mujer comunicando su embarazo a su jefa

Recomendaciones para comunicar un embarazo a la empresa

La información es siempre la mejor herramienta para poder tomar decisiones con libertad, y también es primordial para saber qué podemos esperar o cómo debemos actuar en determinadas situaciones, como ocurre a la hora de comunicar un embarazo a la empresa donde trabajamos. María José López Bandera, licenciada en Economía y experta en dirección de RRHH, nos da algunas recomendaciones que debemos tener en cuenta para hacerlo de la forma más conveniente para la futura mamá.

PUBLICIDAD

  • La experta en dirección de RRHH recomienda leer al menos el convenio colectivo por el que se regula la actividad laboral de la embarazada. En el documento, según López Bandera, “pueden encontrarse temas tan importantes como la regulación del periodo de lactancia, si se permite la acumulación de esta y cómo computa en nuestro caso. También las semanas de gestación en las que nos pueden dar la baja laboral por contingencias comunes debido al tipo de trabajo que desempeñamos; la baja duraría hasta el día del parto, y a partir de ahí comenzaría la baja maternal”.
  • Aunque no hay un momento ideal establecido para la comunicación de un embarazo, es importante analizar siempre las circunstancias que nos rodean e intentar aprovecharlas en nuestro favor. “Si, por ejemplo, una mujer está pendiente de un ascenso que se va a resolver en breve y se entera de que está embarazada, lo ideal es esperar a comunicarlo cuando se resuelva, para que el embarazo no sea un elemento utilizado en contra de la trabajadora. Como este ejemplo habrá miles, en los que cada cual sabe sus condiciones y circunstancias para obrar de un modo u otro”, explica la experta.
  • Es recomendable hacer la comunicación del embarazo por escrito, con la fecha y la firma de la interesada, así como presentar los justificantes pertinentes tras cada ausencia, visita médica, o clase de preparación al parto.
  • Se debe intentar dar al embarazo la mayor normalidad posible: “un embarazo no es una enfermedad, y en la mayoría de los casos podemos continuar con una vida casi normal, pero sí es una circunstancia muy especial que hay que cuidar y mimar. Debemos escuchar a nuestro cuerpo y a nosotras mismas, no forzar la máquina en este momento en que la mayor parte de nuestras energías tienen que ir de forma prioritaria a crear una nueva etapa”.
  • Concluye recomendando que, sobre todo, y pese a que para muchas mujeres pueda ser un momento de nervios y estrés, se disfrute de esta etapa, “con sus luces y sus sombras”, y que el miedo nunca sea un impedimento para lograrlo.

Creado: 15 de octubre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD