Migraña en el embarazo, cómo se trata

¿Las migrañas en el embarazo pueden dañar al bebé? ¿Cómo prevenir o aliviar la jaqueca? Si estás embarazada y padeces este tipo de cefalea, te explicamos cómo afecta al feto y cómo se tratan estos fuertes dolores de cabeza.
Migraña en el embarazo: cómo es y cómo se trata

Actualizado: 5 de julio de 2021

La jaqueca en el embarazo puede desencadenar un estado de tensión en la futura madre en un momento en el que necesita tranquilidad. La migraña es muy frecuente en las mujeres, sobre todo las jóvenes, ya que puede llegar a afectar al 25% de las mujeres en edad fértil.

No es un dolor de cabeza cualquiera, y como nos explica el doctor Pablo Irimia, neurólogo de la Clínica Universitaria de Navarra y Coordinador del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología (SEN), “tiene unas características especiales”. Por ejemplo, el dolor le puede durar varios días, se puede concentrar solo en una mitad de la cabeza y ser pulsátil, como si en la cabeza se tuviese un corazón; y es de tal intensidad que a quien lo padece a menudo le impide realizar cualquier actividad, y se presenta con otras alteraciones como sensibilidad a la luz, al ruido o a olores, o acompañarse de náuseas y vómitos.

Cómo se manifiesta la migraña en la embarazada

Estos síntomas migrañosos, ya de por sí angustiosos, pueden resultar aún más preocupantes si además está creciendo un bebé en el útero de la mujer. Pero, tranquila, porque lo primero que debes saber es que la jaqueca o el dolor de cabeza, por intenso que sea, no va a afectar ni al embarazo, ni al correcto desarrollo de tu hijo. La migraña en el embarazo, además de no afectar al bebé, presenta otra buena noticia, como nos indica el Dr. Pablo Irimia: “Durante el primer trimestre hay una mejoría de la migraña y su incidencia se reduce a la mitad, y en el tercer trimestre, casi el 90% mejora”.

La migraña o el dolor de cabeza, por intenso que sea, no va a afectar ni al embarazo ni al correcto desarrollo de tu hijo.

La causa de esa mejoría está precisamente en las hormonas, que ahora en la gestación juegan a tu favor. “Muchos de los dolores de cabeza en las mujeres se deben a los cambios hormonales, pero en el embarazo los niveles de hormonas suelen estar estables y se produce una mejoría”, explica el doctor Irimia. También por eso “el primer episodio de migraña puede aparecer en el embarazo, pero no es lo frecuente”, puntualiza. Eso sí, es importante tener en cuenta que:

  • Los síntomas que a menudo acompañan a la migraña. “La migraña no afecta al feto, salvo cuando se acompaña de náuseas y vómitos que puedan causar la deshidratación de la gestante y condicionar el desarrollo del feto”, afirma el neurólogo.
  • La medicación para tratar la cefalea. “Hay que tener cuidado con los fármacos”, añade. Los medicamentos que habitualmente se emplean para el tratamiento de la migraña no se pueden tomar sin control y siempre debe prescribirlos un médico.
  • Si bien con la gestación las migrañas suelen desaparecer, cuando no lo hacen aumenta la incidencia de una serie de trastornos sensoriales que se conocen con el nombre de aura, y que en “un 30% de los pacientes aparece antes del dolor de cabeza”, explica el Dr. Irimia. Estas alteraciones pueden incluir destellos visuales, sensibilidad en brazos, piernas y cara, o incluso dificultad para encontrar las palabras. Se producen a veces sin ir acompañadas de cefalea, o incluso “un dolor de cabeza muy leve, y algunas mujeres pueden experimentar esta aura por primera vez en el embarazo”, afirma el experto.
  • Informar siempre al médico si se padecen migrañas, ya que un reciente estudio israelí que se ha presentado en el 7º Congreso de la Academia Europea de Neurología (EAN) ha encontrado que las embarazadas con migraña tenían más riesgo de ser ingresadas en unidades de alto riesgo: un 6,9% frente al 6% de las gestantes sin migraña, que aumentaba al 8,7% si la migraña iba acompañada de aura. Los resultados del estudio, en el que participaron 145.102 embarazadas –de las que 1.576 tuvieron migraña con aura– entre 2014 y 2020, reveló que aquellas que padecía migraña tenían un riesgo significativamente mayor de diagnóstico de diabetes gestacional, hiperlipidemia y coágulos sanguíneos, por lo que sus autores aconsejan que estos casos se traten como embarazo de alto riesgo.

Remedios caseros para prevenir y tratar la migraña en el embarazo

Si una mujer padece migrañas con frecuencia y quiere prevenir que aparezcan en su embarazo, o incluso impedir que los primeros síntomas se agraven, debe adoptar ciertos hábitos saludables y evitar algunas conductas:

  • Embarazada realizando ejercicio físico

    No te agotes

    “Las migrañas empeoran con el esfuerzo físico. Por eso muchas personas cuando tienen una crisis se tienen que acostar”, señala el Dr. Irimia. En el embarazo no se aconsejan los ejercicios físicos que exijan un gran esfuerzo, pero si además eres propensa a las migrañas conviene eludirlos.

  • Embarazada escuchando música para relajarse y evitar la migraña

    Esquiva el estrés

    Cuando te encuentres en situaciones estresantes, pon en práctica ejercicios de relajación.

  • Embarazada durmiendo para evitar los dolores de cabeza

    Descansa lo suficiente y mantén unos horarios de sueño

    La falta de sueño puede ser un desencadenante, así como no seguir unos horarios de sueño regulares.  “El sueño permite controlar el dolor de cabeza”, aconseja el Dr. Pablo Irimia.

  • Importancia de la alimentación en la embarazada para evitar los dolores de cabeza

    Estudia tu alimentación

    Algunas personas que sufren frecuentes crisis de migrañas observan que estas se despiertan al consumir un determinado alimento, como los productos muy procesados, los embutidos, los ahumados, el queso curado…. “Los desencadenantes son muy personales. Cada persona tiene que identificar el suyo propio”, señala el Dr. Irimia. Por eso los médicos no recomiendan restricciones alimentarias sin que se sepa si realmente hay algún alimento que efectivamente desencadena ese dolor de cabeza. “Los dulces, como el chocolate, no provocan dolor de cabeza. Lo que ocurre es que en los días previos al ataque de migraña el deseo de tomar alimentos dulces se incrementa y entonces el paciente achaca su dolor a tomar chocolate. Pero en realidad forma parte de esas crisis de migraña”.

  • Embarazada rechazando una copa de alcohol y así evitar la migraña

    No tomes alcohol

    En el embarazo está completamente prohibido el consumo de bebidas alcohólicas, más si se padecen dolores de cabeza con frecuencia.

¿Hay medicamentos para la migraña en el embarazo?

En el embarazo el tratamiento de la migraña no es fácil: en los medicamentos que se recomiendan pueden existir sustancias que atraviesen la placenta, lleguen al bebé, y afecten a su correcto desarrollo. “Hay que intentar no dar ningún tipo de medicación y solo se prescribe cuando el dolor incapacita a la mujer”, nos comenta el Dr. Pedro Irimia. No obstante, hay algunos fármacos que se pueden recetar:

  • Paracetamol. “Es un medicamento seguro en el embarazo. Aunque no siempre es muy eficaz”, señala el neurólogo.
  • Antiinflamatorios no esteroides (AINE). “No se consideran completamente seguros en el embarazo y se intenta no prescribirlos, aunque la experiencia demuestra que tomados de forma puntual no suelen dar problemas, pero solo se pueden utilizar en el primer trimestre”, afirma.
  • Triptanes. son fármacos que se usan con frecuencia para la migraña. “Tienen cierto riesgo para el embarazo, pero en algunas situaciones se puedes prescribir porque este es mínimo”. En este grupo de sustancias se encuentra el sumatriptán. “Se puede dar cuando no se consigue controlar el dolor. Es el que menos peligro presenta porque lleva más tiempo en el mercado y se ha utilizado más”.
  • Betabloqueantes. “Cuando las crisis son muy frecuentes se pueden dar estos medicamentos de forma continuada para prevenir la aparición del dolor de cabeza. Hay mucha experiencia con ellos”, dice el Dr. Irimia
  • Bloqueos anestésicos. consiste en “infiltrar anestesia local, sobre todo lidocaína –que es segura en el embarazo– en los nervios occipitales. Eso produce una mejoría de las migrañas que no es muy duradera, pero sí perdura varias semanas, que da un margen de espera hasta el tercer trimestre, cuando probablemente la migraña desaparezca”. Según el neurólogo estas infiltraciones son completamente seguras en el embarazo e incluso se pueden realizar varias.
  • Antieméticos. no tratan el dolor, pero ayudan a controlar los vómitos que a veces conlleva la migraña y que pueden provocar la deshidratación de la mujer
Medicamentos para la migraña en el embarazo

Qué ocurre con las migrañas después del parto

Después del parto, una vez que el sistema hormonal recupera la situación anterior al embarazo y regresa la menstruación, vuelve la migraña. La lactancia también tiene un efecto protector frente a la migraña, ya que en esta etapa se mantienen estables los niveles hormonales. Pero hay un segundo factor que puede desencadenar el dolor de cabeza, como nos señala el doctor Irimia: “Normalmente la mujer descansa menos, con horarios irregulares, y esos cambios de ritmo de sueño favorecen la aparición de la migraña”, concluye.

 

Creado: 28 de junio de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD