Conducir embarazada, ¿hasta cuándo puedes hacerlo?

Un embarazo normal y sin complicaciones no tiene por qué ser un impedimento para conducir un vehículo. Conoce hasta qué mes es seguro hacerlo, sus posibles riesgos y cómo mejorar la seguridad de madre y bebé.
Embarazada conduciendo

Actualizado: 10 de junio de 2020

Las futuras mamás suelen tener muchas dudas durante el embarazo: nos planteamos nuestra alimentación, qué hábitos pueden ser perjudiciales, el tipo de ejercicio físico más conveniente, si podemos o no tomar determinados medicamentos, e incluso nuestros derechos laborales. Otra de las cuestiones que suelen aparecer en algún momento es si podemos conducir durante el embarazo y, de ser así, si hay algún límite seguro para hacerlo. En este artículo te explicamos lo que debes saber en este sentido.

En primer lugar, sobre si se puede conducir durante todo el embarazo o si hay un límite a partir del cual no es recomendable hacerlo, señala María Collado Tortosa, psicóloga especialista en Tráfico y Seguridad vial, que una mujer embarazada puede conducir durante todo el periodo de gestación, “ya que no existe un límite médico ni legal para ello, así que podrá hacerlo siempre que se sienta cómoda, segura, o así lo desee”.

Entre 200 y 700 embarazos se interrumpen cada año en España a causa de un siniestro de tráfico

Ahora bien, que no exista un límite no quiere decir que no se deban tener en cuenta algunas consideraciones. La especialista destaca que en los primeros meses de embarazo, la menor cantidad de líquido amniótico hace que el feto esté menos protegido. “En caso de siniestro con un golpe frontal se pueden producir hemorragias en el útero por desprendimiento de la placenta, por lo que el feto no recibiría suficiente oxígeno”, explica.

Uso correcto del cinturón de seguridad en la mujer embarazada

Cuando el embarazo avanza, y a partir del séptimo mes de gestación, según María Collado también hay que extremar los cuidados al volante: “por una parte, el abdomen de la mujer ha adquirido un gran tamaño y esta puede tener  molestias al usar el cinturón de seguridad. Pero también hay que tener en cuenta que en caso de siniestro o frenazo se puede producir un adelantamiento del parto o traumatismos en el bebé, ya que la biocinemática del golpe hace que choque la cabeza de este con los huesos de la pelvis de la madre. Además, se debe tener en cuenta que durante el embarazo se reduce la capacidad visual, algo muy importante a la hora de conducir”.

Uso correcto del cinturón de seguridad en la embarazada

Según explica María Collado, entre el 2 y el 6% de las mujeres embarazadas se ven implicadas en un siniestro de tráfico, y entre 200 y 700 embarazos se interrumpen cada año en España por esta causa. En opinión de la especialista sigue habiendo mucho desconocimiento sobre el buen uso del cinturón de seguridad en la población general, y en las embarazadas no iba a ser menos. “Es verdad que cada vez más se conoce la existencia de complementos para el cinturón homologados, como es el chaleco para el cinturón en embarazadas, pero considero que el uso de este no es generalizado”, cuenta.

Infografía: Uso correcto del cinturón de seguridad en la embarazada

¿Hay aún mitos en este sentido? Responde Collado que hace unos años existía la creencia popular de que las mujeres viajaban “más seguras” sin el cinturón de seguridad. En un estudio que la psicóloga realizó sobre el cinturón de seguridad para la Fundación CEA, el 82,8% de los encuestados consideraban que es obligatorio el uso del cinturón en mujeres embarazadas, por lo que parece que esta creencia se va reduciendo.

“Es verdad que únicamente pueden estar exentas de utilizar el cinturón aquellas mujeres a las que su médico se lo desaconseje. Aun así, recalcar que aunque un médico lo desaconseje no quiere decir que sea seguro, pues se sabe que en caso de siniestro no llevar puesto el cinturón de seguridad se multiplica por 1.300 la posibilidad de sufrir una lesión medular y por 300 la posibilidad de muerte. Así que no debemos de olvidar que aunque una cosa esté permitida porque es legal no tiene por qué ser segura”, señala.

Recomendaciones para una conducción segura en el embarazo

Para que un cinturón de seguridad sea realmente efectivo no basta con llevarlo. También hay que saber colocarlo, y esto es aún más importante durante el embarazo. ¿Hay diferencias en función del mes de gestación en este sentido? En el caso de las mujeres embarazadas, según María Collado, el cinturón debe ir bien ajustado al cuerpo, las bandas deben quedar entre los pechos y por debajo del abdomen; ambas bandas colocadas sobre partes duras del cuerpo para evitar lesiones graves en caso de siniestro. “Nunca se debe colocar la banda horizontal por encima del vientre, pues podría ocasionar graves consecuencias en el feto”, insiste, y enumera qué acciones se debe evitar realizar por seguridad:

  • Crear holguras en el cinturón colocando pinzas u otros artilugios, estirándolo hacia delante con la mano para que no roce en el cuello, etcétera.
  • Colocar toallas, fundas no homologadas, telas, camisetas, respaldos de bolitas… en el asiento del vehículo, ya que  en caso de siniestro, el cinturón pierde su efectividad, y se produce el conocido efecto submarino, el cual consiste en resbalarse por debajo del cinturón y como consecuencia se produce la rotura de todos los huesos del cuerpo.
  • No colocarse excesivamente cerca del volante, ya que en caso de explosión de este se puede producir la muerte o graves lesiones en la madre y en el feto, ya que este estalla a 250 km/h, por lo que se debe estar al menos a 24 cm de distancia del mismo.
  • No colocar los pies en el salpicadero, ya que esto hace que el cinturón pierda su efectividad y se producen graves luxaciones en la cadera y las piernas.

Creado: 8 de junio de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD