PUBLICIDAD

Embarazo
Trastorno de negación del embarazo
El trastorno de negación del embarazo es un problema de origen psicológico que provoca que la mujer no sea consciente de su gestación, incluso hasta el momento del parto. Averigua cómo puede suceder esto.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Qué es el trastorno de negación del embarazo

Embarazada con los ojos vendados

Aunque no es muy común y parezca bastante disparatado, es posible que una mujer no sepa que está embarazada, incluso en algunos casos hasta el mismo día del parto. Se trata del trastorno de la negación del embarazo (también denominado embarazo críptico o negado), una patología reconocida como tal pero muy peculiar y bastante misteriosa aún, que puede desembocar en situaciones muy dramáticas.

La psicóloga perinatal Sabina del Río lo define así: “es un trastorno consistente en que estando la mujer embarazada, incluso en un avanzado estado de gestación, no es consciente de ello. No suele manifestar ningún malestar asociado a nivel físico, y ni siquiera los familiares y personas que la rodean perciben su estado. Anula, niega o elimina una realidad que, por diferentes motivos, para ella es impensable”. Es decir, realmente se produce una gestación, pero la mujer no es consciente de ello y, al ignorar los cambios de su cuerpo, convierte a su bebé en un auténtico polizón dentro de su organismo.

Es un trastorno que puede darse en diversos grados: si se presenta una negación parcial, la mujer no acepta su realidad hasta pasados varios meses de gestación; pero si se llega a una negación total (según los pocos estudios al respecto, principalmente alemanes y franceses, por cada 2.500 embarazos hay un caso de negación total), el desconocimiento se prolonga hasta el mismo momento de dar a luz, con todo lo que ello implica.

Para entender mejor el trastorno de la negación del embarazo, podríamos exponerlo como el fenómeno contrario al del embarazo psicológico ya que, en ambos casos, la mente se impone al cuerpo y se produce un engaño que desconcierta hasta a los propios profesionales ginecológicos y obstétricos. Aunque la especialista Sabina del Río considera que la negación del embarazo va mucho más allá: “no es tan sencillo, no es lo mismo somatizar en el cuerpo síntomas propios de un embarazo (que incluso se presenta en hombres; el denominado síndrome de la Couvade) que hacer una negación tan brutal de algo tan obvio a nivel físico. Se trata de una desconexión total, es una patología mucho más grave”.

De hecho, en los casos más extremos en los que el parto se presenta por sorpresa para las madres, éstas han llegado a abandonar o incluso matar, voluntaria o involuntariamente, a sus bebés; aunque en otros muchos casos, sobre todos en los de negación parcial, las madres suelen afrontar y aceptar mejor la situación y adaptarse al nuevo panorama con mayor facilidad, aunque hay que tener en cuenta los posibles riesgos que supone el que durante meses no hayan llevado ningún control, seguimiento ni cuidado de su embarazo por desconocimiento del mismo.

Actualizado: 23 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD