PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Criolipólisis, el frío que modela tu cuerpo
Eliminar los michelines que se acumulan en cintura, abdomen o espalda ya es posible gracias a la criolipólisis, una técnica que se sirve del frío para destruir los adipocitos o células grasas sin necesidad de cirugía.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Ventajas y contraindicaciones de la criolipólisis

Sin duda, las principales ventajas de la criolipólisis son:

  • No es un tratamiento invasivo y no son necesarias ni cirugías ni agujas.
  • No necesita anestesia.
  • No daña la piel durante el proceso.
  • La recuperación es tan rápida que permite realizar una vida normal a las pocas horas de someterse a este tratamiento.
  • Los resultados son permanentes, porque se reduce el número de adipocitos.

En el lado opuesto, esto es, entre los efectos secundarios negativos asociados a la criolipólisis se encuentran:

  • Enrojecimiento de la piel en la zona tratada después de la sesión que suele durar desde unos minutos a horas.
  • Pueden aparecer hematomas causados al hacer el vacío.
  • Tirantez en la zona en la que se lleva a cabo la sesión y que suele durar, al igual que el enrojecimiento, un corto período de tiempo.
  • Algunas personas también sienten hormigueo, adormecimiento o calambres en la zona en la que se llevó a cabo el proceso, sensación que puede persistir durante días o incluso semanas.

En principio, los expertos aseguran que los resultados de esta técnica son permanentes, al igual que sucede en el caso de la lipoescultura. Eso sí, siempre y cuando la persona que se somete al tratamiento lleve diariamente una dieta saludable y la complemente realizando ejercicio físico.

Contraindicaciones de la criolipólisis

A pesar de que la criolipólisis tiene más ventajas que inconvenientes, no todo el mundo puede someterse a este tipo de tratamiento estético, y está contraindicado en los siguientes casos:

  • Menores de edad.
  • Personas que padecen obesidad y tienen grandes acumulaciones de grasa.
  • Mujeres embarazadas, lactantes o que estén menstruando.
  • Enfermos que padezcan patologías crónicas como, por ejemplo, hipertensión, diabetes o problemas cardiovasculares. Tampoco está indicada para aquellos que sufran alteraciones en la coagulación o padezcan procesos infecciosos.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD