Brazilian butt lift, riesgos del aumento de glúteos

El brazilian butt lift es una cirugía en la que se realiza una liposucción para extraer grasa de abdomen, muslos o flancos para insertarla en los glúteos. Te contamos cómo se realiza este 2x1 quirúrgico y los riesgos que conlleva.

Brazilian butt lift, riesgos del aumento de glúteos

Ilustración de unos glúteos de mujer
Ilustración: @plenti.lerenti

Actualizado: 11 de agosto de 2022

El trasero es una de las partes del cuerpo que más miradas atrae, y que más quebraderos de cabeza supone para muchas personas que no están contentas con su volumen, de ahí que el aumento de glúteos que sea una de las cirugías más demandadas en todo el mundo junto con la liposucción para quitar la grasa no deseada. Pero, ¿sabías que hay un procedimiento quirúrgico que aúna los dos tratamientos en uno? Sigue leyendo y conoce más sobre el levantamiento de glúteos brasileño o brazilian butt lift (BBL).

PUBLICIDAD

La Dra. Maritina Martínez Lara, cirujano plástico y vocal de Ética e Intrusión en la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), nos explica que “el brazilian butt lift consiste en realzar los glúteos mediante una liposucción bastante marcada y de muy alta definición en la cintura, crestas ilíacas, sacro, región inferior de los glúteos e, incluso, en trocánteres y, a continuación, esa grasa que hemos obtenido mediante la liposucción –incluso en otras zonas como puede ser espalda, abdomen, etcétera–, introducirla en los glúteos”.

El Brazilian butt lift frente a la gluteoplastia con prótesis

Con esta técnica 2x1 se logra remodelar el cuerpo, acentuando las curvas y aumentando el volumen de las nalgas sin necesidad de prótesis y sin sufrir en el gimnasio. Su acabado es mucho más natural que el que se consigue con prótesis de silicona insertadas en esta zona, además, tal y como nos explica la Dra. Martínez Lara, con esta técnica no se introduce ningún cuerpo extraño que haya que revisar con el tiempo.

PUBLICIDAD

Otra de las ventajas que aporta el brazilian butt lift con respecto a la gluteoplastia con prótesis es que “es una cirugía que no es abierta, es decir, no tenemos que hacer una incisión grande ni tenemos que hacer una disección de los tejidos y no estamos introduciendo una prótesis que puede tener el riesgo de una infección, una extrusión o un desplazamiento”, nos cuenta la experta de la SECPRE. Esta cirugía no deja marcas visibles o grandes cicatrices, pues todo se realiza con pequeñas incisiones para las cánulas.

Si eres muy delgada o tus niveles de grasa son bajos no podrás optar al brazilian butt lift

Todo esto hace que sea una cirugía muy completa en cuanto al remodelado corporal, pues se definen varias zonas en una sola sesión. Sin embargo, el procedimiento tiene algunos riesgos que se deben conocer antes de recurrir a él. Lo primero es saber que no todo el mundo puede hacérselo, es necesario tener una cantidad de grasa para poder quitarla con seguridad y colocarla en los glúteos de manera notable, por lo que si eres muy delgada o tus niveles de grasa son bajos no podrás optar al brazilian butt lift.

PUBLICIDAD

Cómo se hace el brazilian butt lift

Para llevar a cabo esta operación estética se requiere en primer lugar una cita con el cirujano que será el que valore si es posible realizar el tratamiento en el paciente, si existe algún riesgo asociado o si se pueden cumplir las expectativas deseadas. Una vez se haya llevado a cabo, al igual que ocurre con otras intervenciones quirúrgicas, se establecerá un día en el que se entrará a quirófano para hacerlo realidad.

Según explica el Dr. Marco Romeo, cirujano estético, la operación se realiza con anestesia local y sedación, aunque esto puede cambiar en función del paciente o de la circunstancia que establezca el profesional médico. El procedimiento puede durar entre dos y cuatro horas y consiste en aspirar selectivamente la grasa de la zona con una cánula muy fina, después es filtrada e inyectada en los glúteos de manera uniforme, dándole la forma y el volumen deseado.

Es normal que aproximadamente el 40% de la grasa inyectada en la operación sea reabsorbida

Aunque no es imprescindible pasar más del tiempo de la intervención en el hospital, la Dra. Martínez Lara aconseja quedarse un día ingresado en el hospital debido a que se moviliza gran cantidad de grasa.

Cómo se hace el brazilian butt lift

Cuidados posteriores a la cirugía de aumento de glúteos

Además, se deben cumplir unos cuidados posteriores para garantizar el buen resultado del brazilian butt lift. Entre ellos, nos explica la doctora,  se debe:

PUBLICIDAD

  • Guardar reposo unos dos o tres días: después de ese tiempo el paciente podrá pasear y hacer una vida más o menos normal, aunque dependerá de la cantidad de grasa que se haya extraído e inyectado.
  • Usar faja compresiva en la zona de la liposucción: su función principal es la de reducir la inflamación y favorecer la adherencia de la piel a los músculos tras la retirada de los tejidos adiposos. Se debe usar hasta que el médico considere.
  • Hacerse masajes tipo drenaje linfático y medias de compresión: esto ayuda a mejorar la circulación linfática y a evitar la formación de coágulos. En cuanto el cirujano dé luz verde a la manipulación de los tejidos, podrán empezar a hacerse masajes de drenaje linfático y así se conseguirá una recuperación más corta y una mejor retracción de la piel.

    PUBLICIDAD

  • Descansar de lado o boca abajo: durante unas cuatro semanas se debe evitar cualquier tipo de compresión en los glúteos por lo que para dormir o descansar se tendrá que optar por estar de lado o boca abajo. Otra opción es sentarse sobre un cojín en los muslos para evitar poner el peso en el trasero. Si descansamos boca arriba, que sería una práctica totalmente inadecuada, corremos el riesgo de que se absorba más cantidad de grasa de la que nos gustaría”, explica la Dra. Maritina Martínez Lara.
  • Evitar las prendas apretadas: no debe ejercerse presión en los glúteos por lo que lo mejor es optar por prendas sueltas.
  • No realizar ejercicio de intensidad: no se podrán hacer grandes esfuerzos en este sentido durante unas cuatro semanas, pues podría poner en riesgo el implante de grasa.

    PUBLICIDAD

  • Administrar heparina: este tipo de tratamientos se prescriben para reducir el riesgo de un tromboembolismo pulmonar. La Dra. Martínez explica que se inyectará este medicamento entre cinco o seis días tras la operación.
  • Tratamiento antibiótico: suele indicarse tras este tipo de intervenciones quirúrgicas para evitar posibles infecciones.

Los resultados finales, tanto de la liposucción como de la forma de los glúteos, se podrán ver unos meses después de la cirugía, una vez que se haya reducido la inflamación. No obstante, es importante saber que aproximadamente un 40% de los injertos de grasa que se hacen serán reabsorbidos si la técnica se ha hecho bien, un proceso normal que se puede compensar inyectando más grasa si se desea.

Riesgos de la inyección de grasa en los glúteos

Es importante saber que existen riesgos asociados a esta operación estética. Un estudio publicado en la Aesthetic Surgery Journal quería conocerlos ante el aumento de la demanda de este tipo de intervención, que también hizo que se incrementara la preocupación ante los casos de fallecimiento en personas que se lo habían hecho. De esta manera, la investigación estableció que de casi 199.000 procedimientos de aumento de glúteos con grasa propia hubo 32 muertes por embolismo graso, lo que consideraron un riesgo relativamente bajo, pero superior a los datos de otras operaciones estéticas.

Y es que, esta posible complicación se producía porque hace años la técnica de injerto de grasa se infiltraba dentro del músculo glúteo mayor, por lo que existía el riesgo de que se embolizaran arterias o venas que están en su interior, especialmente en su parte media y profunda que es donde los vasos sanguíneos tienen mayor tamaño.

“El principal riesgo del brazilian butt lift es que lo realice un cirujano o cirujana que no esté lo suficientemente entrenado en esta técnica”

“El brazilian butt lift tiene un riesgo muy importante, que hay que evitarlo a toda costa, y es la posibilidad de que se introduzca la grasa (y más en cantidades importantes), en un plano más profundo –digamos un plano muscular que no se debe utilizar nunca–, en el interior de alguna de las venas glúteas. Esto conllevaría una complicación fatal, que es un embolismo de grasa que iría directamente a los pulmones y que puede ser fatal”, advierte la Dra. Maritina Martínez Lara.

La experta también indica que "el principal riesgo del brazilian butt lift es que lo realice un cirujano o cirujana que no esté lo suficientemente entrenado en esta técnica”. Por tanto, para evitar este tipo de complicaciones, lo mejor es acudir a centros de cirugía estética en los que haya profesionales que cuenten con la especialidad médica de cirugía plástica, estética y reparadora y tengan experiencia en este tipo de operación.

Glúteos de una mujer joven

¿Se pueden acabar deformando los glúteos con el paso del tiempo?

Una de las dudas que tienen aquellos que están pensando en someterse a esta intervención es si con el paso del tiempo esa grasa infiltrada puede cambiar de forma y que la forma del trasero cambie.

En cuanto a esto, la Dra. Maritina Martínez nos explica que: “la grasa introducida en los glúteos se comporta igual que el resto de la grasa que tuviera ese o esa paciente en sus glúteos. Es decir, si ponemos un volumen grande, esa grasa pesa como pesa la grasa de los glúteos. No se va a desplazar de la manera que se pudiera desplazar un implante tipo una prótesis de glúteos, si no que simplemente va desplazándose en función de la gravedad. Si se pone mucho volumen, los glúteos se van a ver más pesados”.

Si se hace ejercicio, ¿hay riesgo de que se reduzca esa grasa implantada y se pierda volumen en los glúteos?

Exceptuando las cuatro primeras semanas en las que se debe evitar hacer ejercicios intensos para evitar la reabsorción masiva de la grasa, el resto del tiempo se podrá hacer ejercicio de forma normal. Preocupa el hecho de que si se entrena o se está a dieta esa grasa pueda desaparecer y la operación haya sido en vano.

“Si en el postoperatorio a más largo plazo hacemos ejercicio, esta grasa se va a comportar como en cualquier otra parte del cuerpo. Es decir, si hacemos dieta y hacemos ejercicio, esta grasa no va a desaparecer, se hace más pequeñita. Estamos trasplantando células grasas completas, son injertos de grasa, si nosotros adelgazamos y hacemos ejercicio, la grasa que tenemos en diferentes partes de nuestro cuerpo va a menguar”, explica la Dra. Martínez.

Esto podría hacer que el volumen de la zona se viene reducido, pero nunca desaparecería por completo. Además, en caso de recuperar algo de peso las células grasas recuperarían su tamaño inicial, aumentando el volumen.

Creado: 15 de julio de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD